El Turismo Sostenible: Una opción que está tomando fuerza en el mundo

El Turismo Sostenible: Una opción que está tomando fuerza en el mundo
24

Hace tiempo que el perfil del turista está derivando hacia uno más sensible con el medio ambiente y la realidad de cada cultura.

Uno de los patrones que se estudia en cualquier máster de planificación territorial y gestión ambiental es a analizar esta tendencia y a concienciar a su vez al resto de la población de la necesidad de pensar en la distribución de los recursos de hoy de forma que permita la viabilidad y crecimiento del mañana.

La calidad ya no es algo residual en toda planificación vacacional o de fin de semana. Hoy en día, las familias que se desplazan a otros pueblos y ciudades en busca de cualquier tipo de experiencia, requieren y demandan cada vez de un mayor grado de calidad en los servicios que perciben.

Y es que no hablamos exclusivamente del turismo de vacaciones de larga duración, también incluimos aquí aquellas escapadas de cercanía que realizan muchas familias en fin de semana o aprovechando los diversos puentes que hay durante el año.

Los grandes desconocidos a menudo son los pueblos y localidades más cercanas, que guardan todavía un encanto único que nos atrae por el contraste de tradiciones a menudo.

La comida, los hoteles, la naturaleza, los servicios autóctonos… multitud de posibilidades para las que cada vez exigimos mayor detalle y mejores precios.

Cada vez la población es más consciente de este hecho, que viajar no significa destruir un lugar de destino y hacer todo aquello que no hacemos en nuestra ciudad o pueblo de residencia.

Un turismo sostenible se entiende desde la interiorización de los valores y culturas de las personas que nos abren las puertas de su ciudad y establecimientos, para hacer nuestra visita algo productivo para ambas partes.

Somos una generación más concienciada a la vez con los valores sociales y humanitarios, y muchas personas emprenden viajes con un trasfondo de ayuda e involucración en proyectos nativos que sirven para ayudar a impulsar la economía de la región y dando soporte a aquellos más necesitados.

Porque si no cuidamos esos rincones que parecen inmunes al paso del tiempo y que no se modernizan al ritmo de las grandes ciudades acabaremos por condenarlos a su extinción o a la pérdida de sus valores y rasgos más característicos.

De este modo, la homogeneización de destinaciones será una realidad, y salir de casa para visitar otra ciudad acabará por convertirse, en parte, en una pérdida de tiempo ya que acabaremos viendo el mismo tipo de tiendas, comidas y empresas.

¿Quién no siente un romance especial por una tienda artesana o un restaurante casero familiar perdido en mitad de un pueblo en mitad de la montaña de apenas 1.000 habitantes?

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.