ArtículosNegociosTecnología

Qué hacer antes de contratar un empleado remoto

Los beneficios que tiene el trabajo independiente difícilmente se puedan comparar con la vida aburrida de la oficina. El freelancer puede escoger donde trabajar, tener horas «activas» y ser su propio jefe. Sin embargo, hay que tener en cuenta algunos detalles básicos para que esta promesa de libertad no se transforme en una pesadilla.

Por eso es importante analizar muy bien antes de contratar un empleado remoto. A continuación vamos a compartir algunos tips útiles para ayudar en relación a la contratación de un trabajador independiente.

Conocer el proyecto

Para hacer un trabajo profesional es elemental conocer al detalle el proyecto al que se enfrenta y también mantener una comunicación «fluida» con el cliente para aclarar cualquier interrogante que pueda surgir.

No tener miedo de hacer preguntas. Cuanta más información se tenga sobre el tema, mejor saldrá el proyecto y por supuesto en menor tiempo.

Hacer lo que gusta hacer

Es una buena idea solo aceptar proyectos en los que tengan alguna afinidad. Además de ser mucho más divertido hacer lo que a uno le gusta, es más sencillo de cumplir en cortos plazos.

Sin embargo, esto no quiere decir que deban descartar instantáneamente otras oportunidades que no se acerquen a su perfil. Siempre analizar si es conveniente o no un proyecto.

A veces caen muchas opciones al mismo tiempo, mientras que hay meses que solo aparecerán proyectos poco atractivos, pero que gracias a ellos van a poder pagar las cuentas a final del mes. Por eso es recomendable tomarlos si es realmente necesario.

Organizar el trabajo

Antes de tomar un nuevo proyecto es conveniente tener los tiempos necesarios para manejarlo sin dificultad. Peor que hacer menos trabajo es tomar una buena cantidad de proyectos y no terminar ninguno. Esto generará «frustración» para ustedes y por supuesto también para el cliente.

Por lo tanto, es recomendable saber realmente cuál es la disponibilidad horaria como trabajador independiente para cumplir con todos los objetivos establecidos.

En algunas ocasiones no esta mal decir «NO» para garantizar calidad en los trabajos que se toman (ni hablar la calidad de vida), entonces preferir los proyectos que se paguen mejor en lugar de todo lo que aparezca.

Valorar el trabajo y la oportunidad

Es importante entender cómo cobrar los servicios que se ofrecen y también negociar de la mejor forma.

Cuando recién se comienza en este mundo, es normal tomar proyectos mal pagos, pero nunca es conveniente tomar esto como una rutina. Siempre se debe calcular las horas necesarias para el trabajo y cobrar el precio justo y razonable por el esfuerzo dedicado.

Esto no quiere decir que nunca hay que negociar, pero todo dependerá cómo es cada situación. Muchos empleados remotos buscan precios que cobran otros freelancers para tener un estimativo. Con el paso del tiempo,eso ya no será un problema.

¿Conocen otros consejos para tener en cuenta antes de contratar un trabajador independiente? Vamos a estar felices si lo comparten en los comentarios.

Deja una respuesta