Empezar la práctica del Chi kung

Debe haber motivos para que una práctica nacida en China hace 4.000 años siga realizándose en la actualidad. 

Si alguna vez intentaste meditar, pero no lograste que tu cuerpo se quede quieto, puede que el Chi kung sea una buena opción para ti, ya que algunos lo consideran una “meditación de pie”.

Realizando una serie de movimientos específicos coordinados con la respiración, se busca movilizar la energía del cuerpo (llamada Qui o Chi) para que ésta fluya de forma correcta, logrando un estado de relajación y bienestar.

Combinando la meditación con la actividad física, esta práctica milenaria es considerada una terapia medicinal para lograr el equilibrio entre la mente y el cuerpo.

Índice
  1. Quiénes deben practicarla
  2. Beneficios para el cuerpo y la mente
  3. Mejor momento para practicarlo
  4. Con qué frecuencia practicarlo

Quiénes deben practicarla

Si bien esta actividad tiene beneficios para la salud en general, se encuentra especialmente indicada en pacientes con enfermedades cardíacas, por el hecho de reducir la presión arterial a través de la relajación.

Sus ejercicios son también ideales para adultos mayores y personas con estilos de vida sedentarios, ya que permiten recuperar y mantener la fuerza, el equilibrio y la flexibilidad. 

Por el hecho de traer la mente al presente a través de la respiración, hace que se recomiende en personas que sufren depresión o ansiedad.

Beneficios para el cuerpo y la mente

Esta práctica ayuda a combatir el estrés y fortalece el sistema inmunológico, por lo que es ideal para prevenir enfermedades.

Quienes lo practican afirman que les permite conciliar mejor el sueño, aliviar la migraña y favorecer la digestión.

Disfrutando además de un incremento en la capacidad de concentración y una visible mejora en el estado de ánimo 

Hay inclusive movimientos específicos para aliviar dolores en zonas puntuales del cuerpo, ajustándose a la necesidad de cada persona.

Mejor momento para practicarlo

Lo ideal es que conozcas tu cuerpo y aprendas a identificar cuál es la mejor hora para realizar los ejercicios de acuerdo con tu rutina. 

Por ejemplo, si la práctica te hace sentir despierto y vital lo mejor será realizarlo por la mañana.

Por el contrario, si luego de practicarla te sientes muy relajado, puedes practicarlo por la noche antes de ir a dormir.

Por otra parte, algunas personas tienen mayor predisposición para realizar actividad física por la mañana, mientras que a otras les funciona mejor por la tarde o la noche.

Este puede ser otro indicador de cuándo sea más apropiado realizar tu rutina de Chi kung.

Lo importante es que esta práctica se adapte a tu necesidad.

Un punto a tener en cuenta es que no es recomendable practicarlo inmediatamente después de comer, ni con el estómago vacío.

Lo ideal será realizarlo al menos una hora luego de haber ingerido algún alimento.

Con qué frecuencia practicarlo

 Al igual que cualquier actividad física, es necesario mantener una cierta constancia al realizar los ejercicios.

Puedes comenzar practicando unos 20 minutos por día, dos veces por semana e ir aumentando lentamente la frecuencia, hasta inclusive convertirlo en tu rutina diaria.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Empezar la práctica del Chi kung puedes visitar la categoría Deportes.

Quizás también te interese leer..

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Tu valoración: Útil

Subir

Debes de aceptar las políticas de Cookies. Más información