Como hacer para limpiar trofeos

Tener un trofeo representa un logro gracias a las habilidades que tiene una persona, puede ser un campeón de torneo de truco como también por ser el más rápido en una carrera. De igual forma hay que mantener los trofeos limpios para que su duración sea más prolongada.

A continuación vamos a compartir una serie de consejos útiles para saber cómo limpiar trofeos sin ningún problema.

Cómo limpiar trofeos de metal

Los expertos en el tema afirman que una limpieza de un trofeo trabajado en metal necesita un mantenimiento semanal.

Sucede a menudo que pasado un tiempo del logro conseguido, quede el trofeo en el olvido pero si no desean que el metal tenga un color opaco o manchas de óxido hay que pasar un paño 1 vez por semana para que pueda mantener el brillo natural que tan bien queda.

Si el trofeo no fue cuidado como se debe, la mejor solución es utilizar un poco de bicarbonato. Esta sustancia es perfecta para quitar cualquier rastro de suciedad en el trofeo.

El primer paso es tomar un trapo limpio, además preparar una taza con tres medidas pequeñas de bicarbonato sódico con agua caliente.

Con la ayuda del trapo mojado con el preparado, comenzar a limpiar el trofeo con paciencia porque hay suciedad que verdaderamente está pegada y no es tan fácil de quitar.

Para hacer más fuerte la mezcla, pueden sumar un poco de juego de un limón y vinagre, gracias a esto el resultado será el deseado.

Es importante mencionar que hay otros trucos para limpiar un trofeo, por ejemplo hay productos especiales para realizar una correcta limpieza de este tipo de materiales. Sin embargo, es recomendable usar productos naturales para que no dañen la pieza que desean limpiar.

Cómo limpiar medallas de bronce

Las medallas de bronce también necesitan de una buena limpieza, si se hace un trabajo correcto, el aspecto de este material será mucho mejor.

Cuando este metal queda en el olvido, uno se da cuenta al instante porque se vuelve opaco y sin brillo.

Por eso, el primero paso es eliminar cualquier rastro de impurezas que se vean en la medalla, con la ayuda de un pequeño trozo de algodón embebido con agua y jabón.

Frotar con paciencia hasta lograr quitar toda la suciedad y polvo de las medallas.

Si la suciedad es rebelde y no se quita, volver a repetir el trabajo pero añadir un poco de vinagre y sal al trozo de algodón empapado con agua y jabón.

Si aún no se quita, a no desesperar, dejar la medalla un par de horas y luego seguir con el mismo trabajo una y otra vez hasta eliminar cualquier rastro de suciedad.

Para finalizar, compartimos otro truco excelente, comprar cera en pasta para obtener un brillo único en el bronce de la medalla.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja una respuesta