Padres después de los 40

Padres después de los 40

Es muy bonito ser madre o padre entre los 25 y 35 años: es la etapa ideal para la reproducción, pero por “a” o “b” los planes de tener familia se atrasan y recién la maternidad/paternidad toca tu puerta en la base cuatro.

“Más vale tarde que nunca”, dicen. Y aunque algunas te dirán que estás muy mayor y cansado, y que la brecha generacional entre tus hijos y tú es muy grande, sí tiene sus ventajas ser padre a una edad madura:

Estás preparado(a) para ser padre/madre

A diferencia de los padres a los que “se les escapó” y no les queda de otra que asumir su responsabilidad, en cambio tú vas a asumir tu responsabilidad con más ánimo y cariño porque tú verdaderamente has estado buscando a este bebé.

Compensarás el vacío en tu relación

Aunque esto genere discrepancias, en muchas parejas un hijo llena un espacio importante en la vida de ambos, en caso estén solos. Y si ya tenían hijos anteriores, el último retoño siempre es muy especial.

Tienes más sabiduría que ofrecerle a tu hijo(a)

Los años no pasan en vano, como persona mayor tienes más experiencia y conocimientos que transmitir a tu prole. Asimismo, tu cariño reposado y tranquilidad de ánimo brindarán un entorno más estable y seguro para el/la niño(a).

Te adaptarás mejor a la rutina materna/paterna

Los padres jóvenes recién están asimilando el estilo de vida sosegado y responsable del adulto, algo que tú ya tienes, por lo que te puede adaptar mejor a las rutinas que demanda el cuidado de un recién nacido.

Tendrás hijos más maduros

Si bien todo niño está cargado de energía e impulsividad, la crianza de padres mayores les hace desarrollar madurez y mayor sentido de identidad.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja una respuesta