¿Qué hacer para no engordar?

engordar

Cuando teníamos 20 años sólo era necesario comer un poco menos y así volvíamos al peso habitual. Luego de superados los 30, las cosas van cambiando y se van poniendo un poco más difíciles.

Por eso veamos algunos factores que nos hacen engordar y poder hacerles frente a esos kilos que se resisten a irse.

Índice()

    Los cambios en el funcionamiento de nuestro organismo

    El metabolismo, una palabra muy usada pero pocos conocen realmente su significado. En el aumento de peso, éste es el principal responsable.

    Para los expertos el metabolismo es el conjunto de reacciones químicas que transforma al alimento consumido en energía.

    Se calcula que cada 10 años se lentifica el proceso metabólico en un 5%, aún no se conocen las causas de este enlentecimiento.

    Por lo cual el gasto energético es menor, nuestro organismo consume menos calorías, por lo cual lo que no utilizamos o quemamos las convertimos en reservas o grasas.

    El embarazo

    Cada vez más la década de los 30 es la elegida para tener hijos.

    Muchas mujeres en esta etapa sienten que pueden comer indiscriminadamente, lo que quieran y cuando quieran, lo cual sin duda se verá reflejado en un aumento de peso.

    Lo más probable es que luego del parto les resulte muy difícil poder librarse de esos kilos de más.

    Además hay que tener en cuenta que se cuenta con muy poco tiempo para ir al gimnasio o hacer alguna actividad física.

    En la etapa del embarazo sin duda hay que prevenir el sobrepeso, no hay que comer por dos.

    A los 30 no es lo mismo que a los 20 y esos kilos extras serán más difíciles de bajar.

    Falta de actividad física y una dieta inadecuada

    En general pasados los treinta la gente deja de realizar deporte o cualquier actividad física.

    En la adolescencia comenzamos con mucho entusiasmo, luego pasamos a tres veces por semana, luego dos y finalmente por diferentes circunstancias de la vida vamos abandonando.

    También ocurre lo mismo con la alimentación.

    Llevamos una vida cada vez más agitada, con más carreras, dejamos de respetar las cuatro ingestas diarias. Y empezamos a optar cada vez con mayor frecuencia por la comida rápida.

    En sumatoria estas dos causas nos llevan lentamente en un progresivo aumento de peso.

    La dieta rica en grasas y poco nutritiva sumada a la falta de movimiento y que significa que no quemamos las suficientes calorías indudablemente influencian directamente en el sobrepeso.

    La dieta “sube y baja” o “dieta yo – yo”

    Lo que llamamos el efecto yo – yo es cuando las personas suben y bajan de peso con frecuencia.

    Esto indudablemente traerá consecuencias terribles en nuestro organismo.

    Luego de realizar tantos regímenes buscando bajar de peso, el resultado final es que terminamos disminuyendo la masa muscular y acumulando grasas.

    Síndrome de: el nido vacío

    En distintas etapas de la vida el ser humano se enfrenta al sentimiento de la soledad. Puede ser cuando un divorcio, la pérdida de la pareja, los hijos se independizan, etcétera.

    Es en estas situaciones en las cuales muchas utilizamos la comida para disminuir momentáneamente la angustia. Sin dudas esto pasa  lentamente y sin darnos cuenta nos lleva al sobrepeso.

    La menopausia

    Es un evento natural que ocurre entre los 45 y 55 años. Es una etapa en la vida de toda mujer que no se puede saltear y se caracteriza por la disminución en la producción de hormonas sexuales femeninas.

    La menstruación se vuelve cada vez menos frecuente, hasta que finalmente desaparece completamente, (post menopausia).

    La menopausia puede durar hasta 5 años. Este período de transición trae generalmente como consecuencia el aumento de tejido adiposo en la zona de la panza, zona abdominal.

    Esta etapa natural y esperable en las mujeres no es necesario prevenir  de manera especial, pero sí hay distintas alternativas para ayudar a disminuir algunos de los impactos que la acompañan y que en algunos casos son difícil es de sobrellevar.

    Entre estos síntomas de los cambios hormonales debemos cuidarnos del aumento de peso que se alojará principalmente en nuestro abdomen,

    Deja una respuesta

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

    Subir