¿Mentir en el currículum? Piénsalo bien…

Mentir en el currículum

Inflar el CV es una de las triquiñuelas más empleadas a la hora de luchar por un puesto de trabajo.

Es posible que usted mismo haya trampeado un poco un currículum en algún momento de su vida, y sin duda es una tentación bastante comprensible.

La feroz competencia en el mercado laboral requiere en ocasiones de medidas desesperadas, y exagerar un poco información como el nivel de idiomas o los conocimientos informáticos (sin duda los dos apartados con mayor tendencia a la “mentirijilla”) puede hacernos creer que causaremos una mejor impresión en nuestro entrevistador, aumentando las probabilidades de ser contratado.

Sin embargo, la realidad es que mentir a la hora de redactar y desarrollar el CV puede desembocar en un resultado negativo y diametralmente opuesto al pretendido.

El entrevistador es una persona formada en este tipo de lides, y sin duda terminará descubriendo el engaño tarde o temprano.

Mentes en blanco, respuestas dubitativas y poco precisas, titubeos, rubor…se pilla antes a un mentiroso que a un cojo, y los responsables de RR.HH suelen detectar este tipo de incongruencias entre la charla oral y lo que aparece en el papel.

Recuerda: una simple prueba de nivel, en muchas ocasiones, improvisada, suele bastar para destapar tu auténtico nivel de idiomas o para que termines confesando que en ordenadores no pasas de nivel usuario… y quedar como un mentiroso delante de un futuro empleador no ayudará mucho a la hora de conseguir el puesto, ¿no es cierto?

Deja una respuesta