Matrículas de coches de Estados Unidos

Las matrículas norteamericanas varían de acuerdo a cada estado. Un repaso por sus características principales y las claves para identificarlas. 

matriculas de coches
Índice

Los estados norteamericanos requieren que todos los automóviles sean debidamente registrados ante el Departamento de Vehículos Motorizados (DMV) y obtengan sus correspondientes matrículas de coches antes de ser conducidos. 

Sin embargo, hay que aclarar que estas no son todas iguales, sino que su apariencia cambia según la jurisdicción emisora: cada una contiene símbolos, colores y lemas específicos, que las vuelven diferentes entre sí. 

De hecho, las diversidad de placas que puede verse al recorrer América del Norte es una de las marcas distintivas de la región y no hay turista que regrese de su viaje sin hacer comentarios al respecto.

Lo que todas las matrículas sí poseen en común es su tamaño: a mediados de la década del 50, tanto los territorios estadounidenses como las provincias canadienses acordaron con la Asociación de Fabricantes de Automóviles que todas fueran de 6 x 12 pulgadas y tuvieran orificios de montaje separados por 7 pulgadas.

Vale aclarar que si bien la mayoría de los estados se acota a esta norma, las dimensiones pueden variar ligeramente en algunos distritos y hay dos que puntualmente protagonizan la excepción a la regla.

Se trata de San Pedro y Miquelón, los cuales se rigen por estándares europeos.

Los motovehículos, por su parte, utilizan placas de menor tamaño, que si bien no se encuentran estandarizadas, en su mayoría miden 4 x 7 pulgadas.

matriculas de coches

Cómo son las matrículas en EEUU

Los códigos de registro que identifican las matrículas de los coches en Estados Unidos contienen combinaciones de números y letras que las hacen únicas e irrepetibles.

Si bien generalmente están grabados en relieve, hay casos en los que se encuentran impresos. 

Algunos estados utilizan el formato exclusivamente numérico 123456, mientras que otros optan por opciones alfanuméricas que pueden estar dispuestas de diferentes maneras: un ejemplo podría ser 1ABC234, otro ABC-1234, y un tercero AB-12345. 

Además, existen placas con sistemas de codificación específicos de los condados emisores, y también aquellas que incorporan un mes de vencimiento impreso que las vuelve aún más singulares. 

Por otro lado, en algunos territorios, las matrículas suelen distinguirse por medio de logotipos o eslóganes.

Por ejemplo, en Wyoming utilizan la figura de un vaquero,  en Tennessee la de un paralelogramo, en Arizona la frase “Estado del Gran Cañón" y en Illinois el lema "Tierra de Lincoln". 

Los colores también sirven para diferenciar las patentes: mientras que en Vermont, por ejemplo, es común que sean verdes y blancas, en Alaska opptan por el amarillo y el azul, mientras que en California prefieren fondos blancos y diseños minimalistas.

Algunos estados, por su parte, agregan también la web oficial del área de Turismo en sus matrículas, como es el caso de Maryland, Nebraska, Pensilvania, Florida, Tennessee, entre otros.

Algo un tanto más extravagante se legalizó en 2019 en California: placas de matrícula en pantallas digitales alimentadas por batería, especialmente diseñadas para mantener el deslumbramiento al mínimo y capaces de configurar diferentes mensajes.

Matrículas temporales

Las matrículas provisorias permiten a los conductores mantenerse dentro de la ley en el breve período que tiene lugar entre el momento en que compran sus vehículos nuevos y el día en que los legalizan frente a la agencia gubernamental correspondiente.

Generalmente son de papel y pueden estar dispuestas en el coche durante un máximo de 90 días tras la fecha de la compra, hasta que dispongan de las placas definitivas.

Hasta el 2011, el período de vigencia era de 180 días. Sin embargo, las autoridades decidieron disminuirlo a tres meses para evitar casos de fraude.

Es útil aprender como saber si una placa temporal es legal, ya que conducir con una identificación apócrifa configura una falta grave y puede traer aparejadas importantes multas e incluso varios años de prisión. 

matriculas de coches

Placas especiales o decorativas

En los estados norteamericanos, los conductores pueden utilizar placas decoradas pagando un costo adicional.

Conocidas como "personalizadas" o de "prestigio", estas no pueden contener mensajes obscenos, aunque el criterio de lo permitido y lo prohibido puede variar de acuerdo a la jurisdicción emisora. 

En este marco, siempre abonando un monto mayor —lo que supone una importante fuente de recaudación para las arcas estadounidenses—, existe la posibilidad de elegir qué combinación alfanumérica se quiere llevar en el vehículo, además de incorporar otros símbolos o imágenes.

Por otro lado, los estados brindan matrículas especializadas a aquellos automóviles que son propiedad de los gobiernos estatales y locales, los cuales agregan mensajes del tipo "Gobierno", "Oficial", "Propiedad del Estado", "Municipal" o "Exento". 

A su vez, profesionales que ejercen ciertas tareas que requieren de beneficios vinculados al tránsito, por ejemplo el de una mayor disponibilidad de estacionamiento, también suelen tener patentes específicas.

Entre ellos podríamos nombrar a trabajadores de prensa, médicos, enfermeros, bomberos, jueces y funcionarios electos. 

¿Cuándo empezaron las matrículas?

A comienzos del 1900, con Francia como pionero, el uso de matrículas comenzó a extenderse por todo Europa hasta cruzar el océano y llegar también a los Estados Unidos.

Sin embargo, como vimos más arriba, en este país su implementación no fue demasiado pareja: cada estado se encargó de dictar su propia legislación al respecto, generando una diversidad enorme de placas y disposiciones.

Nueva York fue el primero en implementarlas, a partir de una ley puesta en marcha por el gobernador Benjamin Odell Jr, pero no fue hasta 1909 cuando el estado comenzó a usar matrículas oficiales: antes de esa fecha, eran los propios dueños de los vehículos quienes hacían sus placas a mano, sobre cuero o metal, incluyendo sus iniciales. 

Massachusetts y Pensilvania fueron otros de los territorios que, por aquella época, también incorporaron esta herramienta, logrando que se extendiera a lo largo y ancho de toda la nación. 

Las placas personalizadas llegaron más tarde, en 1931, aunque no eran como las que se conocen actualmente sino que solo le permitían al propietario del vehículo incluir sus iniciales.

Las diseñadas que hoy se ven en las calles norteamericanas se crearon y legalizaron años más tarde, en 1965.

Si quieres conocer otros artículos parecidos a Matrículas de coches de Estados Unidos puedes visitar la categoría Motor.

Te puede interesar

0 0 votos
Califica este artículo
Suscribir
Notificar de
guest
0 Comentarios
Comentarios en línea
Ver todos los comentarios
Subir

Esta web utiliza cookies propios y de terceros para personalizar el contenido, anuncios y tráfico web. Más información

0
Me encantaría tu opinión, por favor comenta.x