Masajes eróticos, el poder de las caricias

Masajes eróticos

Generalmente cuando hablamos de masajes todos nos remitimos a una sesión de masajes relajantes y lo asociamos con el estrés , pero los masajes no solamente cumplen éste cometido, sino que son verdaderos disparadores que encienden volcanes a la hora de irnos a la cama.

Las caricias, forman parte de un elemento fundamental en la comunicación de la pareja, de allí que jamás deben faltarnos, refuerzan la confianza, aumentan el deseo, rompen con las rutinas amatorias y definitivamente son un ingrediente único para la intimidad emocional de una pareja.

El masaje erótico resulta verdaderamente emocionante, tanto para aquel que lo recibe, como para la persona que lo realiza, ya que mientras uno está sintiendo una estimulación directa sobre determinados puntos del cuerpo, el que lo da, estimula el sentido de la vista y del tacto descubriendo la capacidad sensorial de su compañero.

Todo esto influye directamente sobre el deseo sexual, mejora el conocimiento sobre el cuerpo del otro, y sobre cómo responde a determinados estímulos.

La diferencia puntual entre los masajes terapéuticos y los eróticos, es que en éstos últimos las personas se encuentran desnudas lo que permite una entrega única, tanto del cuerpo, como de todos los sentidos.

Deja una respuesta