Consejos para mantener la productividad cuando se trabaja en casa

Trabajar en la comodidad del hogar puede traer muchas ventajas, entre las cuales podemos relacionar con la creatividad especialmente y la tranquilidad de estar en un espacio conocido. Claramente todo lo que se hace con «placer» se tiende a hacer con mayor dedicación.

El inconveniente es cuando la casa se transforma en una verdadera pesadilla, con todas sus distracciones y la transición a un nuevo espacio laboral puede ser un gran desafío. Teniendo estos punto en cuenta, vamos a compartir en este artículo algunos conceptos para mejorar el desempeño trabajando desde casa.

Todos juntos, pero no mezclados

El hogar es ese espacio que transmite diversión y descanso, sin embargo ahora también es un espacio de trabajo. Esto puede sonar obvio, pero no lo es.

Necesitan analizar muy bien esto ya que la organización del trabajo en la casa se tiene que ordenar con horarios bien preestablecidos y también las tareas comunes del hogar (tanto de tu trabajo como de la familia).

Una idea que es muy frecuente es delimitar el ambiente donde se trabajará. No tiene que ser una oficina propia ya que no todo el mundo tiene el espacio y el dinero necesario para hacerlo, pero pueden escoger donde se colocará el escritorio, donde se guardan los materiales de trabajo, etc.

Organizar el tiempo y las tareas

Con el espacio definido, es momento de establecer muy bien las tareas. Uno de los beneficios de trabajar en casa es que pueden invertir su tiempo de la manera que más les guste y eso es muy bueno. Aún así, los plazos de los clientes no cambiarán porque se trabaje de forma remota.

Lo aconsejable es delimitar metas por días o semanas que se deben cumplir y a partir de ahí organizar lo que se quiere hacer y en qué horarios. Es muy importante que las metas que se establezcan sean «reales» y que se puedan cumplir.

¡No hay que rendirse! Pasar a la siguiente

SI bien las metas sirven perfectamente para mantener la concentración y la tranquilidad. Si sienten en algún momento que una tarea se torna complicada, no hay problema, pasar a la siguiente y luego se regresa.

No tiene sentido perder tiempo en algo que no avanza. El peligro de caer en una distracción es alta y puede traer problemas con los objetivos planteados, los plazos se extenderán y generará un estrés innecesario.

Usar la distracción sabiamente

En muchos casos, la distracción puede ser algo bueno y no es un pecado. Solo se necesita tomar descansos cortos durante las horas de trabajo.

Para algunos, el descanso es «reparador» y mejora notablemente el rendimiento en las tareas diarias. Es recomendable tomar una pausa de 5 minutos cada media hora de trabajo. Sin embargo, otras personas necesitan descansar unos 15 minutos luego de realizar una tarea.

Eso es todo, esperamos que estos consejos sirvan para mantenerse «productivo/a» cuando se trabaja desde la casa. Si conocen otros tips los invitamos a que los compartan por medio de los comentarios.

Deja una respuesta