Las propiedades reales de la miel para nuestro organismo

la miel

La miel es un potente agente antimicrobiano. Además ayuda notablemente a retrasar el paso de los años ya que cuenta con antioxidantes que son ideales para dar un «stop» a la aparición de radicales libres.

Este producto cuenta con un pH de 3,5, lo que es positivo para que no crezcan rápidamente las bacterias, y una proteína llamada Defensina-1, que trabaja contra las bacterias. Esta proteína la producen las abejas.

Propiedades antibacterianas de la miel

La miel se utiliza frecuentemente en la medicina alternativa como agente cicatrizante y también para tonificar la piel ante heridas pequeñas.

Su alto contenido de azúcares es lo que trae la fatalidad de las bacterias.

Además contiene un compuesto biológico altamente activo que acelera la cicatrización.

Se realizaron diferentes investigaciones relacionadas con la capacidad de estimulo y activación de respuesta del sistema inmunológico y resolución de heridas e inflamaciones.

Composición de la miel

La miel contiene una gran cantidad de vitamina A,B2,B3,B5 y vitamina C.

Ademas de minerales ricos como por ejemplo: magnesio, calcio, cobre y zinc entre otros.

Diferentes aplicaciones de la miel

Se aplica frecuentemente en diferentes heridas o sumado con algún antibiótico para el tratamiento de infecciones graves. También se usa para tratar heridas y quemaduras.

De acuerdo a estudios que se realizaron en laboratorios de la Universidad de Gales, se demostró que la miel limpia las bacterias que se alojan en heridas infectadas.

También se utiliza ante inconvenientes respiratorios, problemas de garganta o resfriados. Lo ideal es combinar la miel con jugo de un limón o de naranja.

Es excelente para usar en épocas de exámenes o de estrés constante, gracias a todas sus vitaminas. El consumo de la miel en deportistas es algo común.

Es ideal para dar sabor a las infusiones, pero siempre teniendo un control y nunca abusar de ella ya que tiene muchas calorías.

Deja una respuesta