Las cosas que ellas odian en la cama

ellas odian en la cama

Así como ellos tienen motivos para quejarse de nuestro desempeño en la cama, nosotras también tenemos razones para quejarnos respecto a ellos.

Descubre con nosotros esas cosas que a ella le incomoda que hagas y que no hagas mientras le haces el amor. Identifica y rectifica para sorprender a tu pareja en su próximo encuentro sexual.

Que seas muy cuidadoso

Una frase como “¿puedo?” le baja de frente la emoción a tu pareja que espera puedas interpretar las señales que ella te envía, tales como una mirada sugerente o tocarte de forma provocativa.

Que lo hagas de forma mecánica

Las mujeres no solo piensan en sexo mientras lo hacen, sino en hacer el amor.

A ellas no les gusta sentirse como objetos sexuales, al menos no siempre, la cuota de pasión es muy importante.

Que seas monótono

No temas proponerle hacer cosas nuevas, ¡eso es justo lo que ella quiere!

Prueben hacerlo en la cocina, en el carro, en la ducha…las posibilidades son infinitas.

Que gimas y hables fuerte

Ni el escándalo ni el silencio. Procura encontrar el punto exacto para dejar salir tus emociones durante el sexo, y a la vez hacer sentir cómoda a tu pareja.

Que no seas abierto a la experimentación

Si ya llevas tiempo con ella, pues ya es hora que prueben cosas nuevas: hagan realidad sus fantasías, intenten hacer nuevas posiciones sexuales, intercambien roles, háganlo en lugares diferentes, entre otras cosas que ayuden a darle sazón a la relación.

Pero ahora, seamos más específicos y veamos los errores que los hombres cometen en el momento de la acción y que pueden hacer la diferencia entre una gran noche de sexo y un tremendo fiasco.

Desvestirla torpemente

Desnudarse ante la pareja -en especial si es la primera vez- no es fácil y nada puede ser más vergonzoso que quedarse con la ropa atascada.

Si no sabes y no entiendes la ropa femenina, ahórrate le papelón y practica con un maniquí.

Tu obsesión por la vagina

Aprende que el clítoris es la estrella, no solo la vagina. Si vas directo a insertar tus dedos en esta última puede resultar doloroso.

Explora el clítoris (¡tampoco lo ataques de frente!) y el exterior de la vagina, luego inserta un dedo despacio y ve si a ella le gusta.

Tu tosquedad

Si vas a iniciar el encuentro con un masaje procura que sea suave, sensual y relajante, ¡no Shiatsu! Y cuando estésarriba no dejes que todo el peso de tu cuerpo caiga sobre el de ella o terminará muy adolorida.

No hay peor cosa que el ruido de tu estómago sobre el suyo. Fatal.

Tu lentitud y rapidez

Busca el punto medio de duración para el coito. Los “rapiditos” les pueden servir a muchos hombres, pero las mujeres esperan placer más allá de la penetración.

Por otro lado, tampoco pretendas batir el récord Guiness de resistencia sexual, la vagina se cansa, entumece y duele después de mucha acción.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja una respuesta