La carta de presentación como escaparate laboral

La carta de presentación

Esta carta de presentación es opcional, aunque es mejor incluirla, pues reflejará aspectos espontáneos de la formación del candidato.

Por ejemplo, redactar bien usar expresiones adecuadas puede revelar que se es una persona organizada y cultivada.

Debe constar de tres párrafos como máximo, para que sea compresible y deje entrever que el candidato es organizado y que tiene las ideas claras.

Se debe convencer al seleccionador de que se es apto para el puesto ofertado, incluso que se posee unas capacidades que ellos necesitan.

A la hora de redactar una carta de estas características, hay que tener en cuenta:

Identificar el puesto al que se opta: De este modo se deben expresar las metas, los intereses y los objetivos que se persiguen, dejando una posición clara.

Incluso se puede hacer ver que se poseen unas capacidades que ellos necesitan.

Mostrar a la empresa porque se quiere formar parte de la misma, y que es lo que aportará la experiencia con la que se cuenta.

Sugerir la idea de llevar a cabo una entrevista personal, para ello se debe informar de los horarios y los días de los que se dispone.

Se debe optar por un tono correcto y directo, no demasiado técnico, aunque se sea especialista en el sector.

Ya habrá tiempo en la entrevista de mostrar los conocimientos con los que se cuenta

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja una respuesta