Jazmín de leche: Un arbusto atractivo y de porte muy vigoroso

Jazmín de leche: Un arbusto atractivo y de porte muy vigoroso

El jazmín de leche se usa desde tiempos remotos para adornar diferentes ambientes pero además sirve para sanar dolores que sufre nuestro cuerpo.

Existen más de 200 especies de jazmín que provienen de todas latitudes. Sin embargo, el lugar de origen no se sabe a ciencia cierta.

Algunos expertos afirman que la India vió nacer por primera vez esta planta, aunque otros botánicos indican que fue en Egipto o Persia. El nombre “Jazmín” proviene de una palabra persa que quiere decir “flor fragante”.

El Jazmín se puede plantar fácilmente en diferentes suelos, le encanta el sol y no tanto la sombra.

Cuidados del jazmín de leche

Desde hace miles de años el jazmín es reconocido en todo el mundo como “La reina de las flores”, por eso el jazmín de estrella tenía un papel fundamental entre los gobernantes de la antigüedad.

El jazmín de leche puede alcanzar una altura que llega con facilidad a los 10 metros. Para lograr que el jazmín tenga una forma correcta habrá que entrenarla desde un comienzo, de lo contrario no se podrá utilizar para adornar las paredes por ejemplo.

El jazmín puede ser podado o dejarlo que crezca libremente, de la misma forma que una enredadera, por eso es recomendable pensar que forma quieren dar a la planta.

Esto es necesario saberlo, porque está relacionado integramente con los primeros pasos del jazmín de leche, gracias a ello podemos conocer donde lo plantaremos y el espacio necesario.

Los jazmines plantados en “tierra” necesitan de un cuidado más cercano para evitar ser asfixiados.

Cuidados de temperatura

El jazmín de leche tiene una notable adaptación tanto en calor como en el frío, puede “aguantar” hasta 15° grados. Es recomendable plantarlos en época primaveral o también en otoño. El jazmín de leche soporta los días calurosos y las noches frescas.

Además se puede plantar en el verano, pero tendrá que tener en cuenta un “riego abundante” hasta que la planta esté bien arraigada.

Cuidados de riego

Hay que tener en cuenta que la planta resiste sin problemas el sol y también la semi sombra, pero cuando el calor no da tregua, hay que humectarla con mayor intensidad.

Esta planta necesita un riego moderado, 2 veces por semana en los meses de verano, mientras que en los otros meses se pueden regar 14 días.

Si el calor se incrementa, el riego será mayor, pero se debe dejar secar la tierra antes de regarla nuevamente, ya que esta planta no tolera la humedad constante y finalmente se pudrirán sus raíces.

Cuidados de suelo

El jazmín de leche no tiene grande problemas con el suelo, sin embargo prefiere el lado limoso un drenaje adecuado.

Es importante recordar que al momento de regar la planta se debe chequear muy bien que el suelo esté seco, para evitar la formación de charcos, un correcto drenaje le permitirá al suelo escurrir los restos de agua.

Si el sembrado se hace en una maceta, es conveniente usar un suelo encofrado orgánico, de excelente calidad y que tenga un buen drenaje.

Cuidados de fertilización

Es de vital importancia para el jazmín de leche, usar un compost orgánico para fertilizar el suelo, lograr nutrir el piso y también la humedad necesaria. Este compost se puede hacer en el hogar, solo se necesitan: restos de alimentos, hojas, flores secas y abono.

Si lo desea, además se puede usar un fertilizante que se consigue en una tienda especializada. En ambos casos, el abono se aplica luego del sembrado de la planta y cuando falta poco para que aparezcan sus flores.

Para entender mejor cómo realizar un compost orgánico, no se pierdan estas imágenes:

Cuidados de enfermedades

El jazmín hélice tiene amplia resistencia a diferentes enfermedades, sin embargo la planta necesita de cuidados adecuados para no sufrir ataques o contagios de un virus.

Algunos expertos en el tema aconsejan el uso de herbicidas como el romero o la albahaca que quitan los insectos de manera natural.

También se recomienda utilizar un jabón insecticida 1 vez por semana hasta eliminar la plaga de forma definitiva.

Cuidados de poda

Este es uno de los puntos más importantes del jazmín de leche porque es una planta que necesita de sol para su correcto crecimiento. Por lo tanto, se deben podar las ramas entrecruzadas y los brotes que llevan mucho tiempo para permitir que el solo llegue de forma uniforme.

Estos pasos se deben hacer luego de la floración, para garantizar al jazmín que durante el siguiente período las ramas y tallos se fortalezcan, para lograr el sustento en las nuevas flores. Se trata de una planta dúctil, y de simple poda; y lo mejor de todo es que se le puede dar la forma deseada, si es que se quiere usar para cubrir una pared o simplemente adornar un ventanal.

Reproducción del jazmín de leche

Esta planta es de similares características a la vid, crece cubriendo un área importante, por eso los jardineros requieren de una sola planta, para completar un espacio preparado para dicho fin. La planta del jazmín de leche por lo general se cultiva en zonas tropicales y subtropicales.

Hay una forma simple de reproducción para el jazmín, es por medio de los esquejes que se cortan, cuando se realiza la poda de la planta.

Luego de realizar la poda, tomar un esqueje en buenas condiciones de 20 centímetros, quitar todas las hojas y lavar con paciencia utilizando un cepillo de dientes, para evitar cualquier problema adicional (enfermedades).

Luego de su correcta limpieza, secar con la ayuda de una servilleta absorbente para eliminar restos de agua y colocar en una bolsa ziploc con cierre hermético, quitar el aire que pueda quedar dentro y cerrar.

Después colocar dentro de una bolsa oscura, donde el sol no llegue durante 15 días.

Finalmente, retirar los esquejes de la bolsa y verificar que aparecen raíces diminutas, esto significa que ya es tiempo de plantar.

Es primordial seleccionar 5 esquejes, aunque se desee 1 sola planta, porque esto garantiza más chances de tener éxito al momento de la reproducción. No siempre es exitoso, pero con cinco posibilidades alguno dará el resultado deseado.

Además se puede situar en los extremos del esqueje, un combinado de enraizante que se consigue en tiendas especializadas para lograr la estimulación en las raíces de forma veloz, pero si no quieren gastar dinero, no hay problema ya que pueden crear su propio enraizante hogareño remojando al sereno, un tazón mediano de lentejas dentro de un litro de agua y dejar reposar tapado durante 3 días para evitar el ingreso de cualquier insecto que contamine el preparado.

Después del tiempo estipulado, cambiar el agua y volver a realizar el mismo procedimiento durante 72 horas más, luego procesar todo el contenido con la ayuda de una licuadora y pasarlo por un tamiz para colarlo. El líquido que se consigue se puede guardar sin problemas 10 días en la heladera y es el que se debe aplicar en los extremos de los esquejes para logar la estimulación en la formación de las raíces.

Si desean conocer datos “extra” para crear un enraizante natural en el hogar, pueden mirar el siguiente vídeo:

Plantación del jazmín de leche

Luego de tener preparado los esquejes, es el tiempo de comenzar a plantarlos, por eso el primer paso será evaluar dónde se van a plantar. Los agujero para plantar el jazmín de leche deben tener por lo menos 15 centímetros de ancho y una separación entre cada planta de aproximadamente 20 centímetros.

Los jazmines plantados en tierra tienen más posibilidades de estrangulación, por lo tanto tener en cuenta esto antes de plantarlos. Situar el esqueje entre 10 centímetros de profundidad y cubrirlo con el sustrato y abono, con paciencia y sin hacer presión de la tierra.

Si desean conocer cuál es la mejor forma para plantar el jazmín de leche en casa, se aconseja plantarlos en época primaveral y en otoño, antes de la llegada de los meses fríos.

Es una planta que llega a una altura considerable, ideal para cubrir un área de gran extensión. En estas imagenes van a poder comprender cómo hacer un enrejado para que la planta se enrede y crezca sobre él.

Tener en cuenta que esta planta crece fácilmente como un arbusto, por lo tanto necesita de una poda adecuada para darle la forma deseada. El jazmín es versátil y se adapta sin problemas a la forma de la estructura donde se coloque, por eso, los paisajistas utilizan a diario esta planta al momento de la decoración de avenidas o autopistas de las ciudades más importantes del planeta.

Jazmín de leche en macetas

Ahora que aprendimos a plantar el jazmín del aire, vamos a comprender paso a paso cómo se realiza en macetas, porque también se cultivan dentro de casa.

El primer paso será adquirir la maceta correcta para dicho fin, esto dependerá del objetivo que se le dará a la planta, por ejemplo si solo desean la reproducción de la planta y luego trasplantarla a la tierra, servirá cualquier maceta de polietileno con las medidas adecuadas.

Pero si quieren plantar el jazmín en otro tipo de maceta, lo más recomendable es preferir una maceta hermosa y que resista las inclemencias del tiempo.

Lo ideal es que las macetas tengan 40 centímetros de diámetro para que la planta pueda crecer sin problemas.

También chequear frecuentemente los orificios de drenaje de la maceta para que sean amplios y obtener el sistema de drenaje correcto para mantener saludable a la planta de jazmín.

Si no disponen de una maceta, a no preocuparse porque a continuación vamos a compartir un vídeo donde podrán aprender a realizar una en casa.

Ya aprendimos la forma de plantar jazmines por medio de esquejes, ahora es momento de saber lo pasos pero con semillas.

Las semillas de jazmín se consiguen fácilmente en cualquier establecimiento especializado o directamente por una tienda en línea que las llevará directamente a tú casa. Estas semillas necesitan de un tratamiento especial ya que en ciertas ocasiones son viejas y les cuesta que la planta crezca, por eso es recomendable la preparación de ellas dentro de un té natural durante toda la noche.

A la mañana, quitar las semillas de la infusión y colocarlas dentro de un papel absorbente, una distanciada de otra, cubrirlas y acto seguido se humedecen con el líquido, separar en un lugar oscuro durante 3 días.

Luego de la espera, las semillas de jazmín comenzarán a germinar con brotes verdes pequeños. Pasados 3 días más, los brotes tomarán mayor tamaño y será necesario llevarlos a una bandeja y crear un “semillero”.

Para comenzar un semillero, usar tierra con buen abono, sustrato orgánico que se puede lograr con desechos alimenticios y colocar en cada espacio que tenemos disponible en la bandeja de semilla. Si no disponen de este tipo de producto, no importa ya que pueden usar un viejo envase de yogur, gelatina o maple de huevos.

Una vez que la bandeja esté completa, con la ayuda de un lápiz de grafito, realizar agujeros con poca profundidad y colocar cada una de las semillas germinadas y cubrir con delicadeza con más tierra.

Después de tener todas las semillas sembradas, regar con paciencia para dar humedad a la tierra y colocar a la sombra.

En poco tiempo comenzarán a observar como van creciendo las plántulas, con el paso de los días seguirán tomando forma adulta. Cuando la planta llegue a 5 centímetros de altura es el momento perfecto para realizar la plantación en una maceta.

En estas imágenes aprenderán diferentes técnicas para germinar semillas sin problemas:

Cuando las plántulas de jazmín tengan el tamaño aconsejado para la siembra, es el instante exacto para preparar la maceta para plantarlas. Para lograr nuestro cometido situar en el fondo unas piedras pequeñas, que ayudarán el correcto drenaje de la tierra, finalmente añadir el sustrato con la tierra abonada dejando un espacio para colocar la plántula.

Ahora hacer la extracción de la plántula poco a poco para no lastimar las raíces que están débiles, colocar cada una de ellas en la maceta y cubrirlas con el resto de la tierra suavemente.

Cuando se haya sembrado la planta en la maceta, regar la tierra y colocarla en un lugar con sombra.

Siempre tener en cuenta que esta planta es trepadora por naturaleza, por lo tanto tomar las precauciones necesarias para su correcto crecimiento, por ello, la mejor idea es colocar una vara en la maceta, donde se pueda mantener, también hacer la poda adecuada para dar la forma deseada.

Si la planta recibe el cuidado necesario, van a poder disfrutar de toda su belleza por más tiempo.

Plagas del jazmín de leche

Si bien esta planta resiste muy bien las enfermedades, en ciertas ocasiones y con fragilidad en su cuidado, el jazmín morirá rápidamente con el paso de los días.

Hongos de jazmín

Los enemigos más conocidos de las plantas de jazmín que aparecen frecuentemente cuando se le da abundante agua.

Se pueden ver fácilmente en las hojas de la planta cuando toman un color ocre y si no se da un tratamiento adecuado, la muerte de la planta se producirá en cuestión de días.

Además de los hongos, también existe la enfermedad de Mildiu, que ataca las hojas más jóvenes, cambiando las hojas de color (marrón) que traerá mortalidad rápidamente a la planta de jazmín.

Tuberculosis de jazmín

Cuando se ven verrugas diminutas en las hojas de la planta es porque apareció una enfermedad llamada “Tuberculosis de jazmín”.

El responsable de este mal es la bacteria Psudomonas Savastanoi, un enemigo letal de la planta porque tiene la fuerza de contagiar a otras plantas sanas que están en el jardín. Tampoco se puede dejar de mencionar el Agrobacterium Tumefaciens, cuya consecuencias son tumores en la base del tronco y la muerte a los pocos días porque lamentablemente esta enfermedad no tiene tratamiento alguno.

Si desean conocer más información relacionada, no se pierdan este vídeo:

Como pueden leer, esta planta resiste muchas enfermedades y la mayoría de los problemas que pueden aparecer son por culpa de las personas que no cuidan de forma correcta al jazmín.

Un riego en exceso, produce charcos de agua en la tierra que seguramente atraerán la reproducción de hongos.

Este tipo de enfermedades se pueden visualizar fácilmente en la planta, pero sino se revisa periódicamente el estado del jazmín, no se tendrá el tiempo suficiente para salvar el jazmín de leche.

Si no disponen del tiempo necesario para un correcto cuidado, entonces se recomienda comprar plantas artificiales para decorar la casa, porque es lamentable tener que ver morir una planta por la falta de cuidados.

Ahora ya tienen toda la información para tener una planta de jazmín en su hogar, solo necesitan seguir cada uno de los pasos antes mencionados para tener éxito con su ejemplar.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: