Los hijos de padres separados son más propensos a desarrollar obesidad

hijos de padres separados

Los niños de padres divorciados pueden sufrir todo tipo de repercusiones en base a las modificaciones que experimentan en su rutina a raíz de la separación de los padres, entre estas complicaciones existe un riesgo mayor de desarrollar obesidad que los hijos de matrimonios que no pasan por un divorcio, según ha indicado un nuevo estudio.

Una investigación desarrollado sobre los casos de un total de 3.166 niños con aproximadamente 8 años de edad, todos ellos parte del plantel escolar de 127 colegios de primaria de Noruega, es la que ha dado luz sobre este asunto, los expertos indican que la explicación podría encontrarse en la reducción de los ingresos familiares que obliga a optar por otro tipo de alimentos, además de una menor dedicación a las tareas del hogar como la elaboración de comidas caseras, por lo que los niños se exponen a llevar dietas menos saludables y más ricas en grasas, por otra parte, la salud emocional del menor derivada de una separación puede provocarles desórdenes alimenticios que repercutan en grandes ingestiones de alimentos.

Lo que buscan los especialistas con estos datos es ofrecer información y conciencia a las familias que se encuentren atravesando una crisis, los adultos que decidan separarse tienen la obligación de procurar un entorno saludable a sus niños, sin modificaciones drásticas que puedan dañar su sensación de seguridad, necesaria para un desarrollo saludable para la infancia y nunca se debe descuidar la sana nutrición de los niños.

Deja una respuesta