Feng Shui para dormitorios infantiles

Feng Shui para dormitorios infantiles

El Feng Shui busca la armonización y el libre flujo de energías positivas dentro de un espacio a través de la distribución adecuada de sus elementos.

El dormitorio de un adulto es un espacio de descanso y meditación, pero el caso de un dormitorio infantil donde hay mucha energía el movimiento el Feng Shui se plantea de otro modo.

Para decorar una habitación infantil según el Feng sigue estas pautas respecto al color:

Colores naturales como madera, habano, crudo, maíz, beige, etc. Transmiten quietud y calma a niños muy excitables. Pero deben combinarse con otros colores para no inspirara aburrimiento.

Verde. Es un color que evoca creatividad y crecimiento, y que va especialmente bien en cuartos con buena luz natural.

Amarillo y blanco. El primero compensa la falta de luz de la habitación pero hace llorar mucho a los bebés. Y el segundo, si bien irradia pureza y pulcritud es muy frío, por lo que no es apropiado para la habitación de niños muy pequeños.

Púrpura. Reserva este color para cuando tu hijo sea adolescente, pero mientras sea pequeño no es un color adecuado para él. Expresa autoridad y exclusividad.

El color negro nunca debe ir en el cuarto de un niño.

Es probable que ciertos colores influyan en el estado de ánimo de tu hijo, en particular si es un niño muy movido. Experimenta con los colores que recomienda el Feng Shui y descubre si notas algún cambio.

En cuanto a la ubicación de los muebles, sigue estas pautas:

Coloca muebles bajitos de madera que no dificulten el tránsito en la habitación, en especial durante la noche. Las cunas o camas altas no son una buena elección porque le pueden inducir una sensación de abismo.

Asegúrate que no haya ningún enchufe cerca de la cama del niño para evitarles sentir ansiedad. Sin embargo, es bueno colocar una luz de seguridad para darles seguridad en las noches.

Evita colocar libros, estantes o muebles sobre la cabecera de su cuna o cama para no obstruir su mente. Estos objetos les provocan bloqueos y rechazo por no poder descansar con total libertad.

Compra ropa de cama de fibras naturales como algodón, lino, lana o seda para darle sensación de frescura, seguridad y limpieza.

Por último, saca el televisor y otros aparatos electrónicos de su habitación. Si no puedes hacer esto, colócalos en un mueble con puertas para que se cierren en la noche.

Deja una respuesta