Cómo encontrar el freelance adecuado para su proyecto

Para tener éxito en un proyecto, es elemental la planificación, tener ideas atractivas, estudiar los riesgos, calcular los presupuestos, prever los plazos. Sin embargo, los expertos que forman parte del proyecto son indispensables para que todo esto funcione correctamente. De esta manera, contratar un buen trabajador independiente será una de las decisiones más importantes.

Todos los procedimientos son relevantes, por supuesto pero son las personas las que llevarán a cabo estas actividades, buscando alcanzar los objetivos del negocio. Y cuantas más habilidades se tengan, habrá más chances de que el resultado sea el esperado.

¿Desean saber qué se necesita estudiar para contratar al mejor freelancer para un proyecto? Entonces sigan leyendo este artículo.

Prestar atención a los certificados y cursos

Conocer mínimamente si es apto para el proyecto es el primer paso a tener en cuenta para saber si es capaz para formar parte del trabajo. Claramente, una certificación de un curso no garantizará la calidad o la experiencia necesaria pero es uno de los medios para probar mínimos conocimientos.

SI el proyecto requiere de algún conocimiento especial, este requisito se vuelve aún más fundamental y se debe estudiar al detalle que realmente sabe del tema y no solo hizo un curso online que hoy en día se consigue fácilmente.

Evaluar el compromiso

La realidad es que este punto solo se puede examinar cuando se comienza con el proyecto. Sin embargo, no se pueden sacar conclusiones hasta el final del trabajo porque podría perjudicar las tareas de los demás implicados en el proyecto.

Como dice el dicho: “El tiempo es dinero” , por lo que el tiempo que se pierde puede significar costos irreparables. Si observan que un empleado independiente no se compromete 100% con el objetivo, evaluar la posibilidad de sustituirlo por otra persona calificada y que trabaje con más motivación. Después de todo, no hay nada más aburrido que hacer un trabajo con alguien que no parece tener “ganas” de hacer nada.

Analizar su experiencia

Especializarse en algo es sumamente importante, pero también es relevante que cuente con experiencia previa. Así que, observar que hizo el freelancer en el pasado y cuales fueron sus resultados. Los portafolios son una excelente forma de ver los tipos de trabajos que es capaz de producir. Si el profesional tienen uno, evaluar lo que ya ha hecho y que esté relacionado con el proyecto.

Es una buena idea conseguir referencias comprobables de otras personas que ya han trabajado con el futuro contratado. Si no tiene un portafolio, solicitar a alguien con quien puedan contactar para pedir información sobre su trabajo.

Si consiguen algún contacto, preguntar sobre la calidad de su trabajo, el compromiso con los plazos de entrega y si tiene problemas de comportamiento.

Ver si la comunicación es fluida

Otro detalle muy importante es observar la forma en que se comporta el empleado con los otros integrantes del equipo.

Trabajar con una persona que hace bien su trabajo pero que no se lleva bien con otros compañeros de proyecto o solo tiene comentarios negativos, tarde o temprano traerá problemas al objetivo.

Sin embargo, esta perfecto ser receptivo a preguntas o sugerencias. Esto puede ser una excelente forma de mejorar la comunicación.

Cada proyecto necesita diferentes necesidades. En algunos casos se requiere tener reuniones presenciales mientras que en otros solo es necesario estar en línea.

No olvidar que es elemental sentir confianza plena con todos los miembros del equipo y que cada uno pueda aportar sus conocimientos o facilitar para progresar en los proyectos. El objetivo es justamente ese: que sea más simple y no un “problema”. Por lo tanto, en el caso que un empleado remoto no transmita seguridad, tal vez no sea muy inteligente que sea parte del grupo de trabajo.

Conocer los valores

Aunque este punto es muy importante al momento de la contratación, no debería ser el más relevante. Es verdad que existen diferentes profesionales y cada uno de ellos pueden cobrar lo que quieran.

Algunos no se molestarían por recibir una paga menor por el trabajo realizado, pero el interrogante que siempre queda es el siguiente: ¿Un trabajo económico no será caro a final del camino? También existen profesionales que cobran precios muy altos pero no necesariamente entregarán algo por encima de la media.

Igualmente, todos los puntos hay que analizarlos muy bien porque puede ser que sea un gran profesional y merezca recibir una buena paga. Sin embargo, el valor puede ser negociado.

Si no saben cuál es el precio indicado a pagar, es una buena idea hacer un estudio de mercado y estudiar lo que cobran otros profesionales del rubro.

Otros puntos a tener en cuenta son los siguientes:

  • Cuando se producirá el pago?
  • Es necesario hacer una factura?
  • Se cobra por hora o por proyecto terminado?

Cuantos más detalles se resuelvan con anterioridad mucho mejor para no tener problemas futuros. Es importante que la tecnología ayude a trabajar de forma más sencilla con equipos a distancia o con trabajos específicos.