Los mejores consejos para emprendedores exitosos

Los mejores consejos para emprendedores

Por fin has decidido crear tus propio negocios. Enhorabuena. Formas parte de los pocos valientes que se deciden a dar este paso, sin embargo, las grandes fortunas generadas por grandes negocios surgieron de un emprendedor como tu.

En este post te voy a dejar unas consideraciones previas que tienes que tener en cuenta a la hora de crear tu propio negocio o empresa.

Consideraciones Para Emprendedores Exitosos

Muchas veces nos autoimponemos límites a la hora de realizar nuestros proyectos y son el obstáculo principal para alcanzar el éxito en nuestros emprendimientos.

Existen numerosos libros de autoayuda en las estanterías de las bibliotecas con consejos sobre qué es lo que tenemos que hacer para que nos vaya bien en la vida.

Sin embargo, tú te conoces mejor que nadie y tienes que saber en qué has fallado o cuáles son tus mejores armas para sacar adelante un proyecto.

No existen unas reglas generales que puedas aplicar para que tu negocio te conduzca irremediablemente al éxito.

Sí que hay consejos útiles que puedes poner en funcionamiento para que tus negocios o empresas tenga más probabilidades de alcanzar el éxito. Te invito a que los analices y valores ponerlos en práctica.

Este post está encaminado a enriquecer tu punto de vista. Si ves que no cuadra con tus negocios, lo descartas. Así de fácil. Actualmente vivimos en un tiempo de crisis en el que se cierran muchas puertas pero también se abren otras muchas.

Una alternativa a la pérdida de empleo es la creación de tus propias empresas o negocios. La crisis puede ser el trampolín que te catapulte a metas mayores, es una oportunidad de cambiar.

Consejos Para Emprendedores

¿Es tu segundo, tercer o cuarto emprendimiento? Si has tenido otros proyectos o negocios que han «fracasado» no te los tienes que tomar como un fracaso sino implementarlos como parte de tu aprendizaje.

Si te dispones a crear un nuevo negocio ten en cuenta los errores cometidos con anterioridad para no volver a cometerlos. Aprende de tus errores. Date cuenta de las oportunidades existentes o nichos de mercado sin explotar.¿Qué es lo que quieres y por qué lo quieres? Sé concreta.

Saber de dónde partes y realizar un plan de acción (un plan de viaje).Vete paso a paso, escribe un plan de acción para pasar al siguiente nivel.

Cuando hayas completado una etapa con éxito, ve a por la siguiente. Los grandes objetivos te pueden abrumar.Si no te funciona el plan de acción, crea otro, investiga, innova y pregunta. Vuelve a empezar.La gran mayoría de los emprendimientos fracasan por no tener una buena hoja de ruta.

¿Qué es lo que dominas, en qué te consideras un experto qué es lo que más te gusta? Intenta extraer 4 ideas de negocio basado en tus intereses o dominio sobre la materia.

¿Cuánto dinero necesitas para poner en marcha tu negocio? ¿Dispones de la liquidez necesaria? ¿Vas a pedir un préstamo al banco? ¿Tiene un buen retorno de inversión tu negocio?

Al principio puede que tus gastos sean superiores a tus ingresos, pero esto tiene que ir progresivamente cambiando. ¿Estás preparad@ para afrontar gastos?

Cree en ti misma e ilusiónate. Mantener esa confianza e ilusión en tu negocio será tu principal reto. Crea un hábito de trabajo. Sé constante, la principal característica del éxito es la constancia.Crea una lista de acciones y tareas.

La formación tiene que formar parte de esa lista de tareas. Contra más conocimiento tengas, más puertas se abrirán. Los dejo con dos citas encaminadas a eliminar el miedo que puedas tener a la hora de crear tus propios negocios:

Yo no me he equivocado, lo que pasa es que he tenido 10.000 ideas que no han funcionado. Benjamin Franklin, político y científico.

Si no nos perdemos nunca, tampoco encontraremos nunca nuevos caminos. Joan Litlewood, director teatral.

Huye de la zona cómoda en la que te encuentras y sal en busca de aventuras y éxitos. Te deseo mucha suerte.

¿Cómo afecta trabajar desde casa a la salud de los emprendedores?

Es cada vez más común ver como los emprendedores, aunque también los freelancers, optan por comenzar su negocio sin ni siquiera un lugar de trabajo. Es decir, son muchos los que empiezan su negocio o start-up desde casa. Aunque esta situación no es para nada la idónea, proporciona muchas ventajas a primera vista.

Empezar trabajando desde casa te permite reducir gastos considerablemente al no tener que pagar por una oficina ni por los desplazamientos.

Además también consigue ahorrarte bastante tiempo, sobretodo en desplazamientos. También tenemos en cuenta la comodidad de estar en un ambiente familiar que te puede beneficiar positivamente.

Sin embargo los expertos apuntan a que ésta no es la forma idónea de trabajar, es decir que tiene algunos inconvenientes que debemos gestionar con cuidado.

Veamos como afecta a estos emprendedores y freelancers el trabajar desde casa.

Menos actividad física

Muchos freelancers o emprendedores de pequeños negocios, destacan la poca actividad física como uno de los principales problemas de trabajar desde casa.

El tiempo fuera del hogar-oficina se reduce drásticamente y vemos que es prácticamente imposible mantener una rutina.

El tiempo que invertimos en salir antes de casa, coger el metro o el coche y llegar hasta la oficina nos permite movernos y activarnos un poco. Al trabajar desde casa la actividad física se reduce.

¿Qué podemos hacer?

La opción más viable es organizarnos un calendario que debemos cumplir estrictamente. Lo idóneo es que antes de empezar a trabajar hagamos alguna actividad.

Muchos emprendedores optan por pasar por el gimnasio a primera hora de la mañana antes de empezar a trabajar. Es una forma muy habitual de activar el cuerpo de forma sana, y además nos permitirá separar el concepto de ‘relajarse en casa’ y del de ‘trabajar en casa’.

Separar estos dos tiempos con una actividad fuera del espacio de trabajo nos ayudará a estar más sanos, activos y productivos.

Si no eres de los que van mucho por el gimnasio, organízate todas las tareas que necesites realizar fuera de casa a primera hora, y así al volver llegarás a casa en ‘modo trabajo’.

Nos relacionamos menos

Como consecuencia de ‘no salir de casa’ nos encontramos con que nos relacionamos menos con otras personas. Tal como explica la psicóloga clínica Nuria Sánchez en la revista SModa, “es importante intentar no aislarse y recurrir a cursos, talleres o conferencias que estén relacionadas con el negocio en sí”.

Aunque por otra parte también es cierto que realmente el ‘trabajar solo’ es una cuestión solamente física, porque tendremos contacto periódicamente con otras personas como clientes, proveedores o colaboradores, aunque sea por teléfono, correo electrónico o skype.

Destacamos esta ausencia de relación social sobretodo al carecer de relación física con los compañeros de trabajo y demás.

¿Qué podemos hacer?

Aunque las nuevas tecnologías pueden ayudarnos mucho en nuestra tarea de comunicación con clientes, colaboradores o proveedores, podemos encontrar un punto intermedio entre la comunicación física y digital.

Aunque nuestras comunicaciones sean casi siempre a través del teléfono o correo electrónico, resérvate algunas reuniones importantes para realizarlas en persona.

Si por ejemplo como emprendedor tienes trabajadores en remoto, sería idóneo reunirlos físicamente a todos de vez en cuando (dos veces al año) para conocerse mejor, crear equipo y fomentar la colaboración. Así conseguirás una mejor sincronía con los empleados y mejor productividad.

Pérdida de oportunidades laborales

Otra de las desventajas que nos encontramos es que perdemos la oportunidad de aprender de otros expertos del sector.

A nivel profesional, para conseguir evolucionar, crecer, aprender cosas nuevas, tienes que relacionarte con otros expertos, sean o no competencia tuya directa.

Pero también puede traducirse en una menor entrada de clientes, proyectos o trabajos a realizar como emprendedor en tu nueva empresa o como freelance.

Son muchos los emprendedores que optan por las aceleradoras o por las incubadoras de start-ups, para aprovechar la ayuda de las instituciones y las oportunidades de trabajo que ofrecen.

Pero no todos pueden acceder a este tipo de entornos, de modo que la opción de trabajar desde casa suele ser la más recurrente.

¿Qué podemos hacer?

Una opción para combatir estos tres inconvenientes suele ser la de optar por el alquiler de un espacio en un coworking. Éste es un espacio en el que emprendedores, freelancers y trabajadores individuales pueden alquilar una pequeña parte de una gran oficina.

Es decir, por ejemplo alquilar una mesa en un coworking te permite salir de casa, encontrarte en una especie de ‘oficina’ dónde trabajar profesionales en condiciones similares a la tuya y además te permite relacionarte y aprender de otros sectores.

¿Es malo trabajar desde casa?

No, no es malo trabajar desde casa si te organizas bien. Puede afectar a tu salud el tener una mala disciplina y no saber gestionar tu tiempo y tus relaciones sociales con clientes y empleados.

Pero la clave está en: saber diferenciar tu espacio de trabajo del resto de tu casa, centrarte al 100% cuándo estés en tu ‘horario laboral’ designado y sobretodo no aislarte del mundo para mantener tus relaciones laborales sanas y activas.

Algunas recomendaciones extra para los que trabajéis desde casa:

  • Realizar alguna actividad física. Puedes aprovechar la primera hora de mañana como arranque y separación entre tiempo libre y de trabajo. O incluso la pausa de mediodía para salir fuera a comer o ir a una clase de yoga o kick boxing.
  • Separar físicamente el espacio de trabajo del que no lo es. Puedes utilizar una puerta, una línea divisoria, un ambiente decorativo distinto, etc.
  • Definir un calendario y horario laboral, para no buscar excusas y acabar distrayéndonos con ir a hacer la compra o hacer la comida antes de tiempo.

Y a ti, ¿Cómo hacer para mantenerte saludable si trabajas desde casa? ¿Tienes algún truco o secreto?

¿Cómo plantear con inteligencia el Equity Crowdfunding?

Hace tiempo que la palabra crowdfunding y todo lo que conlleva ya no suena a chino entre la población española, especialmente en aquel sector orientado a la emprendeduría y los negocios.

Aun así, nunca está de más hacer un pequeño repaso a esta terminología y sus implicaciones como parte de una posible estrategia de financiación empresarial para el emprendedor.

¿Qué es el crowdfunding?

Es una vía de financiación que permite a los inversores poder participar de los beneficios de una futura empresas a través de una aportación menor o simbólica.

Tradicionalmente se buscaban inversores que apoyaran la totalidad de un proyecto, pero hoy en día esta alternativa posibilita que sean muchos pequeños inversores los que hagan sus aportaciones en base a su confianza en el proyecto, como parte de un cúmulo de otros pequeños inversores que piensan igual.

De este modo, no harán falta uno o dos inversores potentes para recaudar 10.000€ por ejemplo, sino que podrían participar 100 pequeños inversores que aportaran cada uno 100€, o incluso 1.000 inversores que aportaran 10€ si el proyecto es atractivo pero tiene un riesgo elevado.

¿Cómo determinar la inversión óptima?

Al final, la premisa del equity crowfunding es la de cualquier otro negocio, con una curva de oferta y demanda, y un matiz que modela esta como es el riesgo.

Como si de una inversión en bolsa se trataran, el precio de mercado viene determinado por el atractivo de la propuesta del emprendedor que impulsa su proyecto como motor de captación de la atención y financiación de los potenciales inversores.

A su vez, el volumen de la inversión dependerá en gran parte del riesgo que perciban los inversores, así como las posibilidades de éxito a corto, medio y largo plazo de la idea de negocio.

En el crowdfunding, a menudo se pierde la cercanía que otros modelos de financiación tienen y requieren.

Así por ejemplo, difícilmente un pequeño inversor que apoye un proyecto de crowdfunding sepa mucho de la persona que impulsa esa idea, de la dedicación que tendrá una vez reciba la financiación necesaria para iniciar la actividad económica, el nivel de conocimientos que tiene y otras tantas variables que siempre jugarán un rol determinante en el beneficio futuro de la empresa.

¿Limitar la inversión o establecer rangos?

Para acabar, a la hora de plantear un modelo de equity crowdfunding debemos tener en cuenta que hay distintas opciones que valorar en la forma en que los pequeños inversores van a interaccionar y vincularse con la futura empresa.

Por una parte están las inversiones libres, en que cada pequeño inversor aporta la cantidad que considera adecuada, con un consiguiente peso proporcional a la inversión sobre los beneficios de la empresa por ejemplo.

Otro modo de encarar esta colaboración es establecer distintos rangos o posibilidades de inversión.

Desde $5 para recibir una tarjeta de regalo a modo de recuerdo por la participación, pasando por descuentos temporales en los servicios ofertados para inversiones de $20, regalos y un pequeño paquete de acciones para fondos de $50, o incluso formar parte de los socios de la empresa para inversiones de más de $300.

Esta vía ofrece múltiples alternativas asociadas a la naturaleza de la propia idea de negocio y la originalidad del emprendedor.

Finalmente, se pueden determinar varios niveles de participación fijos con una contrapartida en forma de comisión o parte de los beneficios proporcional.

Muy en la línea del primer ejemplo, pero si esa posibilidad de escoger cuánto invertir. Aquí podría darse el caso, por ejemplo, de que se exigiera un mínimo de $100 para participar en los beneficios de la empresa.

Situaciones hay muchas y variadas, todas ellas válidas si se sabe encontrar como decimos ese equilibrio entre oferta, demanda y nivel de riesgo de la idea de negocio.

A partir de ahí, solo falta empezar a recibir aportaciones de pequeños inversores que respalden tu proyecto emprendedor.

La evolución y ejemplos del Equity Crowdfunding

Conociendo las posibilidades de inversión que ofrecen sistemas como el equity crowdfunding, los emprendedores cada vez acuden más a este tipo de plataformas para encontrar una vía a menudo más fácil de recolectar los fondos necesarios para impulsar su negocio.

El crowdfunding en España era desconocido hasta hace pocos años en que, de la mano de la filosofía marcada por EEUU, hacía viable que cualquier persona se pudiera convertir en inversora o incluso socia de futuras empresas sin necesidad de salir de casa.

A un simple clic de distancia están hoy personas y trabajadores corrientes de todo el mundo de poder formar parte de los beneficios de futuras empresas de éxito o proyectos rentables.

Y es que, no en vano, año a año el crowdfunding crece y se asienta con cifras de crecimiento globales cercanas al 70%-80%.

En cierto modo, el crowdfunding simplifica las gestiones y facilita un proceso hasta entonces complejo como era la captación de un inversor que respaldara un proyecto emprendedor.

En el crowdfunding no hay una forma cerrada de encontrar la fórmula óptima para convencer pequeños inversores y darles el suficiente premio como para que apuesten por la empresa.

Es en cierto modo un equilibrio entre el atractivo de la idea de negocio, las posibilidades de éxito, y las recompensas o intereses asociados a cada nivel de inversión.

Un posible ejemplo para una revista (online u offline) que se quiera lanzar al mercado y necesite financiación para poder empezar con la impresión y la difusión, podría plantear una recompensa en forma de suscripción a la misma durante un tiempo determinado.

Imaginemos que nos encanta el marketing, y un emprendedor va a realizar una nueva revista de ello para nuestro país.

Podría haber tres categorías de tipos de colaboración:

  • 50€ permite tener una suscripción gratuita durante un año
  • 200€ permite una suscripción gratuita indefinida
  • 500€ permite una suscripción gratuita indefinida y formar parte de los beneficios de la empresa como socio inversor

Esta es solo una posibilidad entre las muchas que podrían existir.

También se podría establecer un nivel menor, de por ejemplo 10€, en que se recompensara con un emblema o diploma simbólico agradeciendo la aportación y ser parte del proyecto cuando todavía es embrionario.

Otro ejemplo podría ser el de una empresa que quisiera dedicarse a ofrecer viajes en catamarán durante el verano, o hacer rutas por el mediterráneo.

Para este caso, podría incluso haber un tipo de inversor VIP que a partir de cierta cantidad pudiera disponer del catamarán durante unos días anualmente para su uso privado, o bien recibir invitaciones para ciertos eventos especiales cada vez que se realizaran.

O llegando más allá, que el nombre de los yates fueran los que quisiera el inversor a partir de ciertas aportaciones.

Aun así, no siempre hay que centrarse en el inversor que más ofrece, ya que la premisa del crowdfunding a menudo toma mayor fuerza con las pequeñas aportaciones.

Si sabemos ofrecer algo de valor para aquellos que inviertan 10€ o 50€ seguramente obtengamos una financiación elevada de forma segmentada.

¿La clave? Un proyecto empresarial original y viable, y un pacto de financiación en que se perciba un mayor valor que coste por parte del inversor potencial.

¿Cómo hacerse millonario antes de los 30 Años?

Poder ser millonario en un corto plazo de edad es toda una proeza ya que son contados con los dedos los que lo logran con éxito y no porque no conozcan las estrategias adecuadas, sino porque no es una «manía» seguir al dinero, no ahorran, no evitan las deudas, entre otras cuestiones.

Para lograr este proyecto de vida, el reconocido autor de varios libros Grant Cardone nos regala una serie de tips para poder perseguir el sueño de ser millonario a los 30 años

Seguir el camino del dinero

Antes que nada es elemental seguir al dinero. Hay que aumentar los ingresos.En el caso de Grant, al comienzo ganaba unos tres mil dólares por mes y luego de 9 años logró llegar a los veinte mil dólares.

Seguir el camino del dinero lleva a un mejor control de los ingresos y tener más chances. Grant afirma que no pudo adquirir su primer automóvil delux hasta que sus emprendimientos y proyectos no den un caudal de dinero fijo.

Cardone explica que siguió manejando su viejo coche aún siendo millonario. Él cree que hay que ser reconocido por la «ética laboral» y no por las cosas que uno puede comprar.

Guardar dinero para una posible inversión

La meta «real» es ahorrar dinero para invertirlo. Hacer el deposito en una cuenta segura para no tener que utilizarlo ni siquiera para una «urgencia».

No sumar deudas

Si se quiere tener mucho dinero, lo primordial es no endeudarse. Grant Cardone solicitó únicamente un préstamo a la hora de comprar un automóvil y solo lo hizo porque él sabia que sus ingresos aumentaban poco a poco.

Desde su visión personal, las personas con menos recursos se endeudan por adquirir cosas y esto hace que los millonarios tengan más dinero de forma paulatina.

La necesidad de implementar una solución de Business Intelligence

El Big Data es uno de los términos que más auge tiene este último tiempo, y la Business Intelligence asociada a estos datos masivos será la clave para encontrar la máxima eficiencia en muchas empresas.

Ahora bien, no siempre los sistemas de BI son inmediatos por la demora en la carga y actualización de archivos en el sistema o la lentitud de reportes solicitados.

Esta demora en la adquisición de la información por una parte y la actualización de los datos por la otra hace que no se pueda alcanzar el máximo en eficiencia desde la parte automatizada.

A partir de ahí, ya será la toma de decisiones de la persona encargada de interpretar todos esos datos la que siga haciendo que el proceso permanezca en la senda de la optimización de procesos o acciones para la empresa.

De todos modos, el sistema TM1 por ejemplo se postula como una alternativa capaz de ofrecer informes prácticamente en tiempo real a través de la sincronización de datos constante que lleva a cabo.

Es por ello que este tipo de propuestas y soluciones como TM1 elevan a otro nivel la analítica de negocio, capaz en este nuevo escenario de reorientar cualquier tipo de desviación desde el momento en que los datos se introduzcan en el sistema.

Para un directivo o una persona con responsabilidad de mando, poder acceder a cualquier tipo de informe y verlo actualizado hasta el momento es un arma muy potente de cara a la fiabilidad de su decisión y la detección de ineficiencias.

Y es que en los últimos años, la Business Intelligence está trabajando especialmente en que las alarmas suenen cuando se origina un fuego y no cuando ya se ha quemado una parte del edificio.

Bajo esta metáfora entendemos que el directivo encargado de cada departamento querrá detectar cualquier fuga, desviación, ineficiencia o incidencia, por pequeña que sea, desde el mismo momento en que empiece a ser relevante y no fruto de las alteraciones habituales y normales del día a día.

Todo, tras la búsqueda del por qué, y tras este, la respuesta que dé sentido a todo un sistema de tratado de datos masivos inteligente que avise y permita que la empresa se mantenga en todo momento al máximo de sus capacidades planificadas y previstas.

Cuáles son las consecuencias reales del teletrabajo

La posibilidad de la conectividad constante a través de redes wifi, 3G o 4G permite que nuestra oficina haya sufrido una migración de los centros de negocio o las grandes ciudades hacia la periferia o nuestros hogares.

Ya no es necesario estar físicamente presente durante nuestra jornada laboral en el espacio de trabajo tradicional, ahora basta con estar conectado y responder ante nuestras obligaciones con eficacia.

Allá donde vamos somos nosotros mismos nuestra oficina, y este cambio en los cimientos de la estructura laboral de la empresa se están empezando a notar en muchas de ellas. Una ventaja para los buenos empleados, un reto para los más perezosos

Ahora el trabajo no se valora en horas laborales sino en objetivos y rentabilidad. Aquellos que tenían desarrollada la capacidad de abstraerse frente a su pantalla durante largos periodos de tiempo ahora deberán empezar a aplicar conceptos como el valor añadido y reflexionar sobre su aportación real a los números de la empresa.

Es por ello que el teletrabajo ofrece un punto de conexión nuevo entre el vínculo empleado/empresa, puesto que tener unos objetivos más claros y determinados por nuestro trabajo ayuda a eliminar la alienación del trabajo y profundiza en la convergencia de valores con la empresa.

Esta práctica relativamente nueva a su vez provoca un descenso en los costes fijos para las empresas, pudiendo aprovechar este aumento de la productividad para ampliar los objetivos o variables que supongan un reto mayor para sus empleados.

Habrá ciertas tipologías de empresas que no puedan implantar el teletrabajo de una forma tan ágil y directa como otras, pero para las que poco a poco van tomando esta práctica como parte de su día a día, los recortes en gastos son evidentes.

Ahora ya no es necesario disponer de unas oficinas enormes que den cabida a todos los trabajadores, se pueden alquilar unas más pequeñas y modernas que den el soporte a los que verdaderamente las necesiten, y que a la vez supongan un descenso en los costes fijos mensuales en inmovilizado material e inmaterial.

Los resultados y aplicación del teletrabajo todavía son moderados, permaneciendo en el seno de las empresas una tradicional sospecha sobre el trabajo no gestionado a través de las horas y el rigor.

Por lo tanto, a veces la falta de éxito del teletrabajo no proviene del propio empleado sino de los estamentos superiores, que con vistas al pasado no son capaces de olvidar el trabajo por horas y abrazar los tiempos del trabajo por objetivos.

Cómo encontrar la clave de un buen Dashboard

La era de la información podríamos decir que prácticamente la dejamos atrás, ahora vivimos en la era de la sobre información, y saber gestionar este ingente volumen de datos aporta un mayor valor añadido a las empresas que no el mero hecho de disponer de la información.

La guerra por la información se ha desinflado, y ahora un buen análisis de ventas debe ser aquel que aporte información valiosa para los encargados de interpretar los datos y adoptar medidas de negocio o corrección en base a ellos.

La persona encargada de diseñar el informe y análisis de ventas debe tener una visión piramidal de todo lo que ha ocurrido tanto a nivel online como a nivel offline.

Existen muchas alternativas en lo referente a analítica web o plataformas de big data que permiten cruzar la información para extraer las KPI’s y métricas que verdaderamente sirvan para medir el rendimiento real de la empresa.

Como venimos introduciendo, un análisis de ventas óptimo descartará muchas de estas métricas y pondrá en relieve exclusivamente aquellas que afecten al negocio y, por ende, a la rentabilidad de la empresa o sus ingresos futuros.

Así pues, un buen dashboard debe recoger aquellos indicadores clave para el negocio. Ahora bien, dentro de una empresa las KPI’s irán variando y modulándose en función del cargo o nivel jerárquico que ocupe la persona que debe realizar el análisis de ventas en base a la interpretación del informe.

No será lo mismo un dashboard (cuadro de mando o panel de resumen) que se oriente a áreas comerciales o de la fuerza comercial de la empresa, que uno orientado a la rentabilidad de las campañas online o del trabajo del community manager en la empresa a través de las redes sociales.

Cada nuevo destinatario seguramente signifique un nuevo formato de dashboard, capaz de integrar las métricas relevantes para cada caso.

Un buen análisis de ventas no se realiza en base a la transmisión de datos o información, sino sobre la premisa de una futura aplicación al modelo de negocio de la empresa.

Esa es la finalidad de la analítica en términos generales. Todo tipo de análisis debe hacerse con un propósito de cambio u optimización, sino se convertirá en una pérdida de tiempo tanto por parte de quien ha realizado el informe como de quien lo ha interpretado.

[orbital_cluster pages=»40941,4825,12259,12053,18812,63191″ order=»DESC» orderby=»rand» postperpage=»3″]

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.