Ella quiere tener hijos, pero no puede

tener hijos

Los motivos para no concebir pueden ser tan variados como las personalidades de los integrantes de una pareja.

Hoy nos ocuparemos del caso en el que ambos desean ser padres pero la mujer tiene problemas para quedar embarazada.

Sin dudas, tal situación representa una frustración en lo biológico y cierto rechazo por parte de una sociedad que impone la maternidad como camino de realización personal.

Si bien existen muchos métodos que la medicina ha desarrollado para posibilitar la fecundación, no todos están al alcance económico de cualquier persona.

En general son muy costosos e implican un alto grado de paciencia y mutuo sostén, ya que se requieren varios intentos hasta lograr el éxito.

Otros implican la posibilidad de embarazos múltiples (ya que se implantan varios óvulos fertilizados para que estadísticamente prosperen unos pocos) y muchas parejas no están dispuestas a afrontar las consecuencias económicas y personales que esto supone.

Una opción por demás viable es la adopción. Si bien es cierto que en muchos países el trámite es engorroso y largo, no son pocas las personas que han encontrado en esta vía de paternidad una enriquecedora experiencia que nada tiene que envidiar a la procreación biológica.

Los “hijos del corazón” compensan con infinita alegría las penurias que deben sortearse para obtener una adopción legal y definitiva.

En todos los casos se impone la comunicación, la comprensión, el apoyo a un proyecto compartido.

Si conversas con tu pareja, si investigan las múltiples opciones y evalúan cada una en particular, de seguro encontrarán la manera de tener pequeños corriendo por la casa.

Lo importante es perseverar en la conquista de lo que más desean.

Deja una respuesta