Sexo: Consejos, mitos y secretos para disfrutar con tu pareja

Consejos básicos para ser feliz con tu pareja

Nosotras siempre estamos pendientes de que la pareja funcione lo mejor posible. ¿Pero es posible hacer algo por eso? ¿Cuántas veces te sentiste frustrada esperando que él fuera más cariñoso?.

Son muchas las mujeres que pretenden que su hombre las escuche más o que simplemente, se lamentan de que el hombre que tienen al lado no las entiende.

Hay que saber que los hombres no son como nosotras. Las mujeres podemos hablar infinitamente respecto de nuestros sentimientos, en cambio ellos utilizan más la razón, piensan de manera práctica y lógica.

Es así que les cuesta comprender el mundo femenino y la mayoría de ellos no sabe cómo reaccionar frente al llanto de una mujer.

Si deseas que él esté más cerca de tuyo te brindamos algunos consejos:

Saber pedir lo que uno necesita y desea sin dar vueltas, es fundamental para cualquier relación.

Saber escuchar. Que la relación sea un monólogo, hace que solo los deseos de uno pasen a primer plano. Callarse la boca, y escuchar, permite acercarse al otro y conocerlo.

Comprometerse por encima de todo. Cuando él se enamora, necesita saber si es correspondido y que pueden tener confianza en su pareja. La histeria queda por fuera cuando excede el jugueteo amoroso para incentivar el fuego en la relación.

Dar es contagioso. Se trata de brindarnos a nuestra pareja sin egoísmo. Si sos generosa con él, la reciprocidad tendrá su lugar.

No descuides las pequeñas cosas. Ser respetuoso y cordial día a día facilita la buena relación. Aunque no siempre te resulte posible, respira profundo y no te olvides de este tip.

Muchas mujeres nos quedamos esperando que él recuerde determinada fecha y que nos sorprenda con algo.

Eso casi nunca ocurre, por lo que podes darle pistas como “Te acordás de nuestra primera salida, así como hoy, me invitaste a salir”. Seguro que con el mismo cariño te devolverá el gesto.

Acepta a tu pareja como es. Así como esperas que el también acepte quien sos.

Conocer al otro es comprenderlo. Saber quién es y cómo es permite aceptar que es un ser humano, meterse en su piel y contenerlo.

Sincerarse con lo que te gusta. El mejor sexo es el que se da de a dos, en equipo. Algunas veces es necesario guiar a tu pareja, decir lo que querés y te gusta y lo que no.

A veces podes seguir a tu pareja, dejá que él te guíe, y cooperando el placer aumenta.

El transito de la vida sexual hasta los 30 años

En esta etapa de la vida, la sexualidad empieza a entrar en un tiempo de ebullición. Es una época en el que la curiosidad, la necesidad de descubrir y conocer el propio cuerpo, comienza a ser un recorrido a transitar en la vida sexual.

La sexualidad como novedoso pasa a ser excitante, así como también incierto. Aumentan los niveles de testosterona, la hormona del deseo. Nuestro cuerpo nos preocupa, tanto que a veces nos condiciona.

La inexperiencia nos llena de miedo y ansiedad. Nos lleva a pensar que existe un modo ideal y nos hacemos una imagen perfecta de lo que “es” tener sexo, dejándonos llevar por parámetros sociales que nos dicen cómo es la forma perfecta en el encuentro con el sexo opuesto.

La mujer con un cuerpo de medidas perfectas, sin marcas del paso del tiempo, sin celulitis, hermosa casi perfecta.

El hombre siempre potente, con un cuerpo marcado por el paso del gimnasio en él, debe responder casi como una máquina y “saber” sobre el deseo de ella.

Las inseguridades sexuales en este momento están a la orden del día.

Las exigencias ponen un freno a la posibilidad de descubrir al otro, y de descubrirse a uno mismo en el momento del encuentro íntimo, que se va escribiendo de a dos y en el que no existe una definición única.

Todos tenemos la posibilidad de disfrutar a pleno si nos sacamos de encima prejuicios que se anteponen a la experiencia.

Aparece el temor al embarazo en un momento que es impensable para el adolescente. Aunque se tomen precauciones, el temor está ahí presente.

Es necesario informarse concurriendo al ginecólogo, ya que el mejor método anticonceptivo es estar informadas. Hace unos años atrás la mujer de 30 años, ya era madre. Hoy el destino de la mujer cambió.

Las mujeres quieren realizarse profesionalmente para luego pensar en la maternidad.

Es recién a los 30 años que las mujeres tienen la expectativa de encontrar un amor duradero para más tarde darle lugar al deseo de hijo.

Las mujeres de esta edad, tenemos encuentros frecuentes con hombres a nivel sexual. Nos enamoramos fácilmente dando lugar a las fantasías eróticas y disfrutamos de ser miradas y de mirar a los hombres.

Si el miedo “te puede”, informarse es la solución para poder disfrutar de la sexualidad.

¿Cómo es el sexo de los 30 a los 40 años?

Ya a los 30 años hemos pasado por muchas vivencias. Nos recibimos si estudiamos, ingresamos al mercado laboral hace un tiempo, tenemos más experiencia en la sexualidad, tenemos el deseo de formar una pareja estable y la posibilidad de fantasear con un hijo se hace vigente. No se trata de cualquier edad para la mujer, el reloj biológico nos llama.

El pico sexual de la mujer a esta edad llegar a su máximo nivel. Esta etapa está más teñida de experiencia donde se anima un poco más, y se siente más dueña de su cuerpo. Sabe lo que quiere, dice acerca de sus deseos sin vergüenza y a decir que no cuando algo no le gusta o no le resulta placentero.

Puede que ya se halla pasado por una separación, lo que lleva a la mujer a buscar eso que desea, y no eso que deberá elegir. La sexualidad en esta etapa es importante, pero no queda solo en la experiencia de la cama, sino que el después pasa a tener su trascendencia, el más allá del momento.

El hombre que no le da lugar a este tiempo, pasa para la mujer a un segundo plano. El cuidado del hombre hacia la mujer pasa a tener importancia, no pasa desapercibido. Es un momento en el que el embarazo, el parto, la crianza de los pequeños tiene su lugar, y suele ir contra el tiempo para la pareja.

La intimidad tiene que tener lugar, es necesario hacerse un tiempo para el encuentro. Buscar momentos para las caricias, la conversación y el romance permite que la pareja siga enriqueciéndose para un futuro en el que el sexo tenga su lugar, y no pase a un segundo plano.

Aprovechar esos encuentros permite conocer al otro y recrear fantasías para no agotar la relación en la rutina.

El deseo sexual de las mujeres a los 40 años

En esta etapa los hijos han crecido, en la mayoría de los casos. Ya no dependen tanto de nosotros, no se despiertan de noche, no tenemos que ayudarlos en todo y esto nos da más espacio.

A su vez hemos adquirido mayor experiencia sexual, y más tiempo para disfrutar de nuestra pareja….tiempos para disfrutar se avecinan.

Si aún estás sola, podes encontrar pareja fácilmente y así salir con alguien, ya que una persona de esta edad suele tener más espacios y tiempos…si ya estás en pareja, ya no es un problema encontrar el momento para la intimidad. A esta edad el cuerpo de la mujer sufre algunos cambios.

La flaccidez hace su aparición en escena. La caída de la cola, de las lolas sucede de a poco pero nosotras lo detectamos instantáneamente.

Cuando aumentamos de peso, bajar esos kilitos se hace cada vez más complicado. Lo que antes nos llevaba días ahora serán meses.

Según los parámetros sociales ligados a la belleza, hoy las mujeres nos preocupamos mucho de nuestra imagen para responder a lo que la cultura pide.

Pero las mujeres de esta edad no solo anteponen los modelos sociales sino otras cosas, ya que valoran a la mujer desde un costado adulto, en el que la diferencia pasa también por quienes somos no solo por fuera.

El interés sexual puede disminuir así como la capacidad de respuesta. También habrá espacios para la pasión.

Estos vaivenes en el sexo son aceptados como lo que normalmente pasa. Se da lugar a que cada uno pueda decir que desea.

Lo que hay que evitar es que el stress no tome lugar en la intimidad para poder disfrutar, así como tomarlo como un espacio posible de encuentro que aísla toda tensión en relación con las preocupaciones cotidianas.

¿Cómo es el sexo de las parejas después de los 50?

En esta etapa se ven muchos cambios, no solo corporales sino también psicológicos. Los hijos ya se han ido, y las parejas que hace un largo tiempo que están juntos descubren que disponen de mucho tiempo. Los hijos ocuparon un lugar importante, y de algún modo ocultaron posibles distancias que pudiesen existir entre ellos.

Esto se suele nombrar como el “Síndrome del nido vacío”. En la mujer junto con cambios hormonales específicos, viene acompañado de cierta inestabilidad emocional que lleva a un alejamiento respecto del deseo y sexo.

Es la etapa del climaterio, y por modificaciones corporales el deseo de sexo se ve afectado.

El descenso en la producción de estrógenos y la pérdida de flexibilidad en la vagina como la falta de lubricación tienen incidencias en lo dicho anteriormente.

Es posible recurrir a lubricantes externos como el reemplazo de estrógenos. Concurrir al médico para cualquier consulta, e informarnos para disfrutar de nuestra sexualidad será importante para resolver estas cuestiones.

Habrá que darle mayor tiempo al encuentro, para poder lograr las condiciones óptimas. No por esto será menos placentero, se puede gozar plenamente del sexo en la edad adulta. No será igual que antes pero aceptando el paso del tiempo se pueden aceptar las nuevas condiciones y encontrar el placer.

Será una experiencia maravillosa, que con el correr del tiempo se vuelve única, ya que la profundidad en la relación permite una conexión con el otro que excede el encuentro cuerpo a cuerpo con la pareja. La seguridad personal permite la posibilidad de disfrutar sin restricciones, a diferencia de la ansiedad de los 20 años.

Los años no son sinónimo de falta de sexo, al contrario, se estipulan nuevos conceptos y se permite la exploración y el descubrimiento que mucho tiempo atrás estaba dificultado por los miedos.

Parejas Abiertas: Conocé el mundo de las relaciones flexibles

Aún hoy la opción del matrimonio sigue siendo prioritaria en la elección de un compromiso. Pero es cierto que los cambios sociales, hoy permiten una liberación de los pensamientos que en tiempos remotos no hubiera sido posible.

Las opciones frente a la sexualidad hoy tienen un tinte diferente. La pareja tradicional y la familia como modelo hoy trastabillan.

El amor basado en la confianza es el ideal a seguir, pero la realidad nos muestra que la necesidad de control relacionado con nuestros objetos amorosos y que tiene como paradigma los celos siguen un parámetro contrario a aquella relación de confianza.

¿Qué ocurriría si daríamos rienda suelta a nuestra relación?. Es solo en la fantasía que en ocasiones esto suele ocurrir, y estas nos conducen a nuestra pareja para que aquellas se explayen en algún lugar.

¿Qué son las parejas abiertas?

Las parejas que persiguen algo de libertad son las relaciones abiertas. Pero se trata de una libertad que permite el contacto sexual con otros que no son mi pareja.

Se trata de algo casual, y no de enamoramiento ni compromiso. Esto se basa en acuerdos previos con la pareja, que definen como confianza. De acuerdo con estas personas, estas relaciones con otros revitaliza el encuentro con su pareja.

El compromiso pasa por volver, luego de una experiencia con otro, que permite revalorizar la relación y permitir una falla en la misma.

El intercambio de pareja o swinging

En el caso de las parejas swingers, viven un estilo de vida en que la sexualidad está regida por el intercambio de parejas y en el que ambos participan, uno con el consentimiento del otro.

Para ellos el sexo es una actividad social más.  El intercambio entre parejas puede ser desde caricias y besos hasta la penetración.

En el mundo swinger encontramos lugares específicos que se prestan a estas prácticas, boliches, locales y fiestas, orientados a que las parejas se encuentren y entablen una relación.

Hay ciertas parejas que les gusta simplemente mirar, a otras les interesa conocer a la pareja y decidir luego hacia donde encaminarse.

Algunas consideran el sexo oral como límite del encuentro, así como algunos hombres prefieren observar a su mujer que este con el hombre de otra pareja. Lo prohibido pasa por enamorarse o realizar el encuentro de modo oculto a su pareja.

Separan sexo de amor, se permiten disfrutar de su sexualidad de modo abierto y con el consentimiento de ambos, en tanto las experiencias enriquezcan su relación.

La complicidad y decisión como convención en la pareja estimula el crecimiento y fortalecimiento de la misma.

[orbital_cluster pages=”186,35498,48097,56601,8918,48111″ order=”DESC” orderby=”rand” postperpage=”3″]

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta