Saltar al contenido

Embarazo: Consejos, Información y Síntomas

El naturismo es una corriente alimentaria con muchos adeptos entre la gente joven y es probable que alguna embarazada la siga sin conocer la importancia de alimentación en esta etapa. Una dieta carenciada en hierro, proteínas o calcio puede ser grave para la madre y el hijo.

La importancia del embarazo y el naturismo

Por ello, si se elige como orientación alimentaria el naturismo, hay que observar los siguientes pasos:

  • Consumir abundante cantidad de leche y sus derivados (queso y yogur) como fuente de proteínas y calcio.
  • Ingerir diariamente uno o dos huevos, para asegurarse el aporte de aminoácidos esenciales (proteínas) que están en la clara, y el hierro, contenido en la yema.
  • Consumir diariamente una legumbre seca (porotos, garbanzos, porotos de soja, lentejas, etc) para incrementar el aporte de proteínas y de hierro.
  • Completar la dieta con buenas cantidades de verduras y frutas.

Hay médicos orientados en la especialidad del naturismo que proveen a sus pacientes de las dietas adecuadas a cada caso.

Sobrepeso: Un obstáculo problemático al embarazo

Muchas mujeres tienen el deseo de ser madres, pero el sobrepeso puede ser un límite que les impida llevarlo adelante.

Especialistas, plantean que las mujeres que presentan obesidad tienen mayores riesgos al momento del embarazo debido a las alteraciones endócrinas y metabólicas.

Estas mujeres presentan más estrógenos y andrógenos lo que produce una alteración en la ovulación, ya que generalmente no ovulan y a su vez pueden tener alteraciones en la menstruación, ya que el período puede durar 40 días o directamente no menstruar.

Es así que la  mala calidad de los óvulos, y la dificultad de la recepción a nivel del endometrio hace difícil la implantación del embrión. Consecuencia de esto será un posible aborto o alteración en la calidad del embrión.

Es recomendable que la mujer que planea un embarazo lo haga en un peso adecuado, por lo que con anterioridad se recomienda el descenso con un seguimiento a nivel médico, ya que durante el embarazo el aumento de peso debe ser progresivo y también controlado con un profesional.

Las mujeres que transitan su embarazo con sobrepeso tienen riesgo así como su bebé. La posibilidad de contraer diabetes gestacional como hipertensión arterial es alta como también problemas al momento del parto y luego de él.

Los bebés de madres con sobrepeso tienen que enfrentarse con: la  posibilidad de un parto prematuro, tener defectos de nacimiento, necesitar atención especial en el sector de neonatología y en un futuro, ya en su niñez, la posibilidad de ser obesos.

Es posible que el bebé sea muy grande a la hora del parto o que sea necesaria una cesárea. Si la madre se encuentra con sobrepeso en el inicio de su embarazo, es importante que no realice una dieta. La pérdida de los nutrientes necesarios para el bebé podría traer consecuencias irreparables para el mismo.

La lactancia en el embarazo

Cuando una mujer se prepara con amor y alegría para enfrentar esta etapa, no tendrá dificultades en a su bebé y seguramente será para ella una experiencia satisfactoria y enriquecedora.

Fisiologicamente, la lactancia materna es para el bebé, la vía natural de defensa contra numerosas enfermedades que pueden sobrevenir durante los primeros meses de vida.

Por otra parte, siempre que la madre esté sana y respete las normas elementales de higiene, la lactancia es también la mejor manera de evitar que el bebé pueda sufrir algún trastorno alimenticio por contaminación de los mismos.

Para que la madre pueda amamantar correctamente a su hijo, la dieta básica debe cumplirse con un aporte extra diario de 600 calorías y 22 gramos de proteínas que se consiguen a través de 300 gramos de leche (2 vasos medianos) o 50 gramos de queso o 2 yogures; 1 huevo; 1 porción abundante de vegetales de hoja, tomate y ají; 2 frutas medianas; 2 rodajas finas de pan integral.

¿Cómo descansar durante las últimas semanas de embarazo?

Aunque son pocos los problemas que pueden aparecer durante las últimas semanas del embarazo, el estado de somnolencia es uno de ellos.

Pero, también puede suceder que, a pesar del cansancio y la pesadez lógica de esa etapa, le cueste conciliar el sueño.

Esto ocurre porque, si bien el metabolismo sigue enlenteciéndose durante las noches, el del bebé no lo hace. El, ignorando sus deseos, seguirá golpeando y haciéndose notar.

Otro inconveniente que suele presentarse es el de la postura. A medida que la panza crece, se hará más complicado encontrar una posición cómoda.

Si, por ejemplo, intenta descansar de espaldas, el peso del bebé presionará sobre los principales vasos sanguíneos y los nervios cercanos a la columna, causándole entumecimiento y dolores varios.

De allí que conseguir acomodarse le llevará tiempo y, seguramente, necesitará de varias almohadas y almohadones.

Pruebe con algunas de estas fórmulas:

✔️ Respire profundamente y relájese, ambas prácticas son excelentes. También puede intentar leer o escuchar alguna música que la tranquilice.

✔️ Un baño caliente antes de dormir le ayudará a descansar toda la noche.

✔️ En vez de afligirse por no poder dormir, Levántese en medio de la noche y trate de realizar alguna tarea que estuvo postergando.

✔️ Si tiene preocupaciones o temores, trate de visualizarlos como si estuvieran escritos. Luego arrugue el papel y deséchelos mentalmente.

¿Cómo evitar los trastornos de sueño durante el embarazo?

Muchas causas pueden ocasionar que durante el embarazo no descansen bien, pero hay maneras de dormir más y mejor, lo que beneficia también al bebé.

Ya desde los primeros meses, las embarazadas pasan por una gran cantidad de cambios físicos y emocionales que pueden incidir desfavorablemente en sus Ritmos y el sueño.

El descanso es fundamental para sentirse plena y cómoda en esta etapa tan importante, no hay que tomar el sueño como un tema menor, sino ocuparse de dormir bien.

El Cansancio

Durante la etapa inicial, las futuras mamás suelen sentirse excesivamente soñolientas y cansadas. Para hacer frente a esta condición sólo hay una alternativa: tratar de descansar el mayor tiempo posible.

Si el agotamiento es muy intenso, se debe consultar al médico para que preste atención a una posible anemia o deficiencia en la dieta producida, a veces, por las náuseas y los vómitos de los dos o tres meses.

Comodidad Ante Todo

Aunque en segundo trimestre es más estable y hay menos malestares, cuando se aproximan los siete meses, la panza se hace incómoda y muchas embarazadas no encuentran una posición cómoda para dormir, además de padecer dolores lumbares con frecuencia y las piernas pesadas, lo que les dificultan la actividad diaria.

Para solucionar estos problemas lo más aconsejable es descansar en un colchón más bien duro y elevar la parte de los pies de la cama unos 20 cm con ladrillos o tacos de madera, lo que facilita el retorno venoso.

La mejor posición es de costado, con la pierna que queda arriba apoyada en una almohada extra o almohadón.

Las Pesadillas

Las emociones a flor de piel, los temores que muchas mujeres sentimos ante el parto o la maternidad como desafío vital, todos estos factores se suman para que a menudo la noche se convierta en el escenario de sueños inquietantes sobre le bebé.

Si bien son angustiantes y es necesario comentarlos con el obstetra o, mejor aún en el curso de preparación preparto, jamás hay que tomarlos como “presentimientos”, sino como un llamado de atención.

Evitar los estimulantes como el café, el té y el mate en las horas previas al sueño nocturno y recurrir a masajes relajantes son dos alternativas muy útiles para “bajar las revoluciones” y descansar mejor.

También se les aconseja a las futuras mamás que se sienten bien cómodas con los ojos cerrados, e intenten imaginar a su bebé en la panza, con sus movimientos y sus rasgos, como una manera de comunicarle todo su amor y relajarse de a dos.

Consejos para cuidar tus encias en el embarazo

¿Sabías que entre el 60 y el 75% de las mujeres embarazadas sufren gingivitis del embarazo (inflamación de las encías) y que suele empeorar en el segundo trimestre?

Si es tu caso, ten en cuenta:

✔️ La prevención es la clave. Si estás embarazada o estas pensando en estarlo, tienes que visitar a tu dentista y solicitar que te realice una revisión completa de la boca.

✔️ Encías sanas. Sigue el tratamiento que tu dentista te programe. Hay una gran variedad de productos de prevención y trato de la gingivitis y otros más específicos para la periodontítís que es cuando la inflamación llega al hueso. Estos problemas te pueden provocar que tengas un paro prematuro.

✔️ Protege tu boca. Usa a diario los colutorios bucales especialmente después de náuseas o vómitos para evitar tener una erosión dental. También vas a obtener una sensación de frescor muy agradable en la boca.

✔️ Mima tus dientes. Tu cepillo debe tener filamentos suaves para cuidar tu boca pero sin ser agresivo. Cada 3 meses es aconsejable ir cambiando tu cepillo de dientes o si ves que los filamentos están ya muy deteriorados.

✔️ Acabado perfecto. Complementa la higiene bucal con sedas y cintas dentales o cepillos interpruximales para limpiar esas zonas inaccesibles.

✔️ Dos minutos. Tres veces al día. Por norma general debes cepillarte los dientes siempre que termines de comer. Si estas fuera de casa, lleva siempre un cepillo de dientes y la pasta dentífrica en un bolso así te los podrás cepillar en cualquier momento.

✔️ Ni tabaco ni alcohol. No es recomendable su consumo durante el embarazo.

✔️ Controla los antojos y no abuses de los dulces. Recuerda que el azúcar es el gran amigo de las caries.

✔️ No te olvides de tu dentista. Piensa que en el embarazo, estas continuamente con cambios hormonales, así que es muy aconsejable que visites al dentista con más frecuencia. Recuerda que la salud bucal es en este periodo mucho más importante.

✔️ Tu presente es tu futuro. Cuidando tu boca y tus encías, proteges tu propia salud y también la de tu futuro bebé.

Los mitos sobre el deseo sexual durante el embarazo

Es durante el embarazo que las hormonas femeninas, estrógenos y  progesterona  aumentan, así como suceden otra serie de cambios a nivel físico, de  imagen corporal  que inciden en su autoestima.

Estos cambios inciden en el deseo sexual: al comienzo será uno de los motivos los síntomas físicos como las náuseas, mareos, etc. Estos cambios inciden a lo largo del embarazo junto a las preocupaciones y miedos por el parto, disminuyendo el deseo.

Para aumentar el deseo sexual es importante pasar tiempo con tu pareja y que la calidad del mismo les brinde placer.

Dialogar es determinante para saber cómo se sienten con este nuevo proceso que deben compartir. Buscar espacios de intimidad, espacios de relax y de diversión lleva a estimular el deseo.

Los aumentos en las hormonas y en especial en el segundo trimestre del embarazo donde  en general la mujer presenta mayor deseo favorecen el encuentro, favorece a una mayor lubricación vaginal, mayor sensibilidad en los pezones y el pecho.

Algunas mujeres se encuentran con una imagen más positiva y se sienten más seguras con su cuerpo. Esto convoca a un encuentro con el hombre. Pero es verdad que así como las mujeres, los hombres también se ve afectada su libido.

El miedo en tanto se pueda lastimar al bebé, tanto con la penetración como con el orgasmo,  en muchos casos lleva a una disminución de la energía sexual.

Está demostrado que nada de eso puede ocurrir. Es importante considerar si el embarazo está libre de riesgos como amenaza de abortos,  contracciones prematuras, embarazos múltiples entre otras, en el que el médico puede recomendar que te abstengas.

El bebé se encuentra protegido tanto por tus músculos como por el líquido amniótico, el tapón mucoso, el saco amniótico. También es importante destacar que las contracciones del útero durante el orgasmo nada tienen que ver con las del parto.

La mujer puede sentir, a partir de sus cambios físicos cierta baja autoestima. Es importante aceptar los cambios y encontrarse con sus características femeninas, y de esta forma poder sentirse más deseable y así aumentar el deseo.

¿Hace daño tomar cerveza durante el embarazo?

Se ha verificado que tomar cerveza durante el embarazo es realmente peligroso para el feto. Si el exceso de alcohol es de forma frecuente podría aparecer el Síndrome Alcohólico Fetal, que puede traer problemas en el cuerpo, cerebro y conductas especificas al momento del aprendizaje y a lo largo de toda su vida.

Este verdadero peligro aparece cuando el consumo es de todos los días, sin embargo aunque el consumo sea mínimo puede traer inconvenientes serios al desarrollo del feto. Hasta el momento no hay ningún estudio que confirmen el nivel de alcohol que se puede ingerir sin que se haga daño al feto.

Lo recomendable es olvidarse de la cerveza o cualquier tipo de alcohol durante los meses de gestación.

Beneficios de la cerveza sin alcohol

Una opción que pueden tener en cuenta, es la ingesta de cerveza sin alcohol, que hasta puede ser positivo para el correcto desarrollo del feto.

Otros estudios confirman que la cerveza es una poderosa fuente de ácido fólico, imprescindible para la gestación y olvidarse de los defectos del tubo neural y malformaciones en la médula espinal. En el mismo análisis, se afirma que beber cerveza sin alcohol (de forma moderada) es altamente beneficioso para eliminar el estrés de la madre y del pequeño.

Por lo tanto, es aconsejable beber cerveza sin alcohol durante los meses del embarazo, tiene el mismo gusto y es sumamente positiva.

Medidas para evitar un nacimiento prematuro

Sabemos que uno de los temores más comunes al momento de estar embarazada para cualquier mujer es el de que su bebé salga prematuramente. Es muy común que se conozcan casos de niños que nacen antes de cumplir los 9 meses de gestación y por lo general ocurre a los 6, 7 y 8 meses lo que puede resultar muy peligroso.

En esta ocasión tenemos algunas medidas que puedes poner en práctica para evitar un nacimiento prematuro.

Lo primero que debes tener en cuenta es que uno de los factores más comunes para que aparezca esta condición es la preeclampsia la cual es una alteración en la presión arterial.

La primera medida que te recomendamos es que siempre te mantengas tranquila y alejada de cualquier entorno que pueda alterar tu presión arterial. Uno de los factores que influyen en los nacimientos prematuros son las infecciones renales.

Cuando estas no logran ser controladas la opción que toman los médicos es la de inducir el parto por lo que la siguiente medida que te recomendamos es que cuides la perfecta salud de tus riñones consumiendo mucha agua.

Otra medida que podemos aconsejarte es que tomes todas las vitaminas que son necesarias para un perfecto embarazo como el calcio y el ácido fólico. En el caso de que se presente un parto prematuro el embrión estará casi formado en su mayoría ya que gracias a las vitaminas su cuerpo se desarrolla de forma un poco más rápida.

Hay muchas personas que omiten este procedimiento y la verdad de las cosas es que la correcta ingesta de todos los fármacos que manda el médico puede ser la gran diferencia entre la vida y la muerte del bebé.

Uno de los consejos que podemos darte es que siempre lleves un control detallado y perfecto de cómo se va formando el embrión. La mejor medida que puedes tomar es hacer tus visitas al médico en tiempo y forma para poder ir descartando cualquier problema.

Otro de los factores que más influyen en los nacimientos prematuros son los que se relacionan con el cordón umbilical que en muchas ocasiones se enrollan en el cuello del bebé.

Realizar los ultrasonidos puede ser una gran diferencia entre un parto normal y uno presurosos así que esperamos que tengas todo esto en cuenta.

Claves para enfrentar la crisis postparto

Pasados los nueve meses de la dulce espera, que culmina con el nacimiento del bebé, la mujer debe enfrentarse a una etapa llena de cambios físicos y emocionales que puede afectar a toda la familia y que necesita de una correcta terapia para su solución definitiva.

Ya en tiempo de Hipócrates, el postparto era considerado como una etapa propicia para la aparición de trastornos relacionados con el ánimo y el pensamiento en la mujer madre.

Hoy se reconoce la depresión postparto como uno de los problemas emocionales que debe prevenirse ya desde el embarazo.

Los trastornos anímicos del postparto afectan a una cifra que oscila entre el 3 y 40 por ciento del total de las madres, de acuerdo con la seriedad que presenten.

Mientras un cuarenta porciento de las mujeres observa entre el primer y tercer día del postparto episodios de indiferencia hacia su bebé, entre un 10 y un 15 por ciento manifiesta un episodio de depresión mayor después de las primeras semanas, que pueden extenderse hasta pasado el primer año del postparto y que requiere de un ineludible tratamiento médico.

Además, hasta el primer mes posterior al parto también pueden observarse los conocidos “blues“, episodios de tristeza, llanto y alteraciones del sueño, que también necesitan tanto de la correspondiente ayuda médica como en algunos casos de un apoyo psicológico.

Por otra parte, existe un número muy pequeño de mujeres que sufre de la “psicosis postparto“, enfermedad más grave, que requiere de un tratamiento hospitalario, peri que puede evolucionar favorablemente en el corto plazo si es tratada con una terapia adecuada.

Durante el embarazo, es posible prevenir esta depresión, no sólo tratando los trastornos emocionales durante la gestación, sino también teniendo en cuenta los antecedentes personales o familiares de depresiones u otros trastornos anímicos.

Estos datos deben ser inmediatamente investigados y complementados a través de una serie de análisis y estudios que permitirá trabajar no sólo con el paciente, sino también con el resto de sus familiares.

La mayoría de las mujeres que acuden al ginecólogo, lo hacen básicamente por dos motivos: o hay algo que las preocupa o la visita es obligada, como ocurre durante el embarazo.

Pero pocas veces van simplemente para informarse o comprobar que están bien. Todas las mujeres deberían hacerlo como mínimo, una vez al año.

Diagnóstico precoz de cáncer de útero o cérvix

Someterse a una exploración vaginal permite detectar alteraciones celulares que podrían evitar un cáncer uterino y tratarlo a tiempo, para eliminarlo.

Es una intervención sencilla, que no requiere anestesia y consiste en extraer una muestra de flujo vaginal y analizar las células.

El cultivo se recomienda a todas las mujeres, desde el inicio de las relaciones sexuales, o bien a partir de los 25 años, aunque éstas no se tengan.

Detección de las patologías mamarias

Aunque una mujer puede examinarse los pechos cada mes, es importante que el ginecólogo también lo haga, al menos una vez al año.

El cáncer de pecho es el más frecuente entre las mujeres, y cuanto antes se diagnostique, habrá más posibilidades de detenerlo.

Control de irregularidades menstruales

El dolor durante el periodo de la menstruación, al igual que el aumento en la frecuencia de los ciclos o su falta, son irregularidades que debe conocer el ginecólogo, ya que puede indicar la existencia de otros trastornos, como una inflamación de la mucosa uterina o una infección vaginal.

Corregir desequilibrios hormonales

Los cambios hormonales que se producen durante el periodo menstrual, el embarazo y la menopausia pueden afectar nuestro estado de salud, ya que muchas veces provoca trastornos físicos y psíquicos: altibajos emocionales, irritabilidad, depresión, aumento de peso, fragilidad ósea, dolor de cabeza.

El ginecólogo puede ayudarnos a superar y eliminar estos trastornos mediante un tratamiento adecuado.

Le permite conocer su propio cuerpo

Las visitas regulares pueden ayudarnos a conocer mejor nuestro propio cuerpo y resolver muchas dudas.

Además, las revisiones de control permiten detectar algunos problemas vaginales y uterinos que a veces pasan desapercibidos, como los fibromas o miomas (tumores benignos) y los quistes ováricos.

Planificar la maternidad  con tiempo

Existen muchos métodos anticonceptivos, pero la vida sexual de cada mujer es diferente y sus condiciones físicas y preferencias o las de su pareja, también.

Su ginecólogo puede indicarle cuál es el que mejor se ajusta a sus necesidades, y controlar sus efectos.

Diagnóstico y eliminación de infecciones

Si acude al ginecólogo ante el menor síntoma, se evitará complicaciones y molestias.

Solución a los problemas de infertilidad

Un 90 por ciento de los problemas de infertilidad tienen solución gracias a las técnicas de reproducción asistida. Por ello, conviene ponerse en manos del médico y dejarse aconsejar.

Nadie mejor que su ginecólogo, quien tiene su historia clínica, puede averiguar cuál es la causa, y buscar la solución.

Resolver disfunciones sexuales

Aunque este tipo de problemas debe tratarlos con un sexólogo, es conveniente que se lo consulte al ginecólogo, para descartar que la causa sea un trastorno de origen físico.

Enfermedades de transmisión sexual

Las relaciones sexuales facilitan la transmisión de virus y microbios que provocan infecciones y que a veces son sintomáticas, como ocurre en el caso del SIDA.

Si tenemos dudas de haber sido infectadas, el ginecólogo puede descartar o confirmar su presencia.