Artículos, Relaciones

El beso francés, breve guía para ser un experto en el arte de besar

No importa que edad tengamos, todos(as) queremos ser mejores amantes y tener una vida sexual plena y cada vez más excitante.

Por eso nunca vienen a mal unos consejitos que nos enseñen más sobre el arte del amor, en este caso, a dar un rico e inolvidable beso francés que lo/la haga volar.

¿Qué es el beso francés?

El beso francés es un beso profundo que consiste en juntar la punta de tu lengua con la de tu pareja mientras los labios de ambos(as) se tocan.

Esto es al menos en teoría, porque en la práctica cada uno(a) le pone su toque personal al asunto.

¿Por qué el beso en los labios es tan rico?

Si nos vamos al aspecto físico, estos se debe a que los labios y la mucosa bucal tienen numerosas terminaciones nerviosas que transmiten todo ese cosquilleo indescriptible que toda persona que haya besado conoce.

Pero más allá de la sensación física, son los sentimientos que se transmiten a través de este contacto los que hacen a la diferencia entre un simple contacto de labios y un beso maestro.

¿Besar solo con los labios?

Si bien la definición de beso francés dice que “debe haber contacto de lenguas”, hay personas que con solo sentir los labios de su pareja ya están súper felices y no les gusta besar con lengua.

Pero no importa si es con lengua o sin ella, igual hay que poner esos labios en acción, acoplándolos sobre los labios de tu amor para sentir su calor y humedad.

Notarás que sus labios se hincharán un poco, producto de la excitación.

¿Cómo debo introducir mi lengua?

Antes de pasar a la lengua, pégate bastante al cuerpo de tu pareja y abrázala para que el beso sea más sabroso e intenso.

Entonces, ahora tu lengua debe tratar de entrar entre sus dientes, y vas a ver que él/ella abre su boca para recibirla.

Ahora tú debes usar los bordes y la punta de tu lengua para acariciar la de tu pareja.

Ahora el/ella toma partido entrelazando su lengua con la tuya, y bien pueden ir más allá y acariciar las encías superiores, el paladar y los dientes del otro con suavidad.

¿Qué viene después?

Pues con tanta pasión es natural que el cuerpo se manifieste, y esto lo hace a través de una hinchazón de pezones y humedecimiento de vulva en ellas, y de una erección o la segregación de líquido preeyaculatorio en ellos.

En parejas jóvenes que no están tan acostumbradas a besar, estas reacciones llegan a ser tan intensas que incluso podrían producir una reacción orgásmica.

¿Besador y besado a la vez?

Para que un beso se dé uno de ustedes tiene que ser el besador, y la otra persona es la besada o receptora del beso.

Sin embargo, es mucho mejor cuando se intercambian los roles en el momento mismo del beso.

Déjate llevar, deja que tu pareja sea quien te bese, vas a ver que es muy divertido y excitante, ya que podría llevarlos a intimar más, y consumar el acto sexual.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Instagram