Descubre cómo los tacones mejoran tu sexualidad

tacones

Por cuestiones estéticas los tacones son los preferidos de muchas mujeres, ya que hacen que las piernas se vean largas y estilizadas, y claro también aumentan varios centímetros a la estatura.

Sin embargo, también se habla mucho de los efectos negativos que tienen para los riñones, la circulación en las piernas, incluso para la salud mental.

Pero a pesar de la crítica, los tacones se reivindican de una forma inusitada: mejoran la tonicidad de los músculos pélvicos.

El suelo pélvico es la base del sistema reproductor femenino, y por lo tanto crucial para la salud femenina.

Para proteger el suelo pélvico de problemas de distensión muscular, son muy recomendados los ejercicios Kegel – incluso hay aparatos como el Kegelsicor que ayudan a fortalecerlo-, pero ahora los tacones surgen como los nuevos mejores amigos de la pelvis.

Los ejercicios pélvicos pueden resultar fastidiosos, incluso imposibles para algunas mujeres, mas con ayuda de los tacones se pueden superar estos inconvenientes.

No obstante, no se sabe si los tacones demasiado altos representan también posible una solución.

Por lo tanto, no hay descartar del todo el uso moderado de zapatos de tacón (medio), además de realizar ejercicios para fortalecer esta parte crítica del cuerpo de toda mujer.

Altocalfilia, excitación por los tacones

La altocalfilia es una de las parafilias menos habituales, aunque, poco a poco va ganando peso entre las filias, a medida que aumenta el fetichismo reinante en nuestra sociedad, acompañado, a su vez, por la cada vez menos abundancia de tacones entre las mujeres jóvenes.

La altocalfilia es la excitación por los tacones, por los tacones altos. Es sentirse atraído y excitado por mujeres que vistan tacones altos, o más bien, sentirse atraído por esos tacones altos.

Es una reacción puramente fetichista y que va más allá de la apariencia física de la persona que los lleva, porque la atracción no es por la persona, sino por los tacones.

En principio, no debería causar trastornos psicológicos, si se sabe controlar y dejar la parafilia dentro del marco de la atracción física, sin más.

El problema llega cuando esta desviación sexual gobierna los actos de la persona que la sufre.

Deja una respuesta