Artículos, Salud

Depresión: Sus síntomas, causas y tratamientos más eficaces

El ser humano puede llegar a atravesar multitud etapas durante toda su vida, dependiendo de qué tan buenas o malas sean, también vivirá emociones que según cuál sea la situación podrían desencadenar estados de ánimo desagradables.

La depresión es uno de ellos y consiste en presentar un estado de ánimo triste, melancólico, infeliz, abatido o derrumbado, afectando su capacidad para poder relacionarse con otros, trabajar o afrontar el día a día.

La depresión es el mal de nuestro tiempo. La Organización Mundial de la Salud (OMS), calcula que en el mundo hay más de 350 millones de personas que padecen este trastorno. Y que en 2030 será la primera causa de discapacidad. Es por tanto, un grave problema de salud que hay que combatir.

Pero el dato que llama especialmente la atención, y en el que coinciden todos los estudios en los países occidentales, es que esta patología afecta aproximadamente al doble de mujeres que de hombres.

Y es que, por un lado, tienen más predisposición natural por causas principalmente hormonales, y a eso se suma una mayor presión y exigencia sociales. Todo ello las convierte en diana de esta enfermedad, de la que en ocasiones se cree que es imposible salir.

Cualquier persona puede sufrir esta afección: adultos, adultos mayores, adolescentes e incluso niños. Sus causas son variadas, siendo la más común de ellas un pérdida emocionales muy profundas y que afecte el equilibrio de los bioquímicos en el cerebro.

Aunque todavía se desconoce de las causas especificas de esta enfermedad, existen diversos factores identificados como los desequilibrios de los neurotransmisores del cerebro que juegan un papel importante en este aspecto.

¿Qué ocurre cuando una persona esta deprimida en su cerebro?

El cerebro es el centro de mando que controla nuestro organismo y la base física de nuestros pensamientos, sentimientos y emociones.

Cortocircuitos. Cuando una persona cae en la depresión, se producen ciertos cortocircuitos cerebrales. Se reduce la actividad cerebral de una serie de sustancias que comunican las neuronas.

Menos memoria y concentración. Por ejemplo, hay menos serotonina, el neurotransmisor más relacionado con esta patología. Además, hay más concentración de cortisol (la hormona del estrés).Esto puede dañar áreas cerebrales provocando alteraciones de la memoria, la atención y la concentración.

Emociones afectadas. También se dan alteraciones en circuitos del lóbulo frontal y en concreto, en la zona angulada anterior, que se encarga de regular las emociones, y la amígdala, una estructura básica del sistema emocional.

Síntomas de depresión y ansiedad

Son muchos los síntomas que presentan quienes atraviesan por este tipo de afección, los más destacados son: disminución del interés, pérdida importante de peso o aumento considerable del mismo, estado de ánimo irritable, dificultad para conciliar el sueño, cansancio y falta de energía, dificultad para concentrarse, movimientos lentos o rápidos y pensamientos recurrentes de muerte o ideas suicidas.

Claro está, los síntomas varían dependiendo del tipo de depresión que esté atravesando la persona, las cuales podrían ser:

Depresión mayor: caracterizada por ocurrir solo una vez, pero suele provocar recaídas a lo largo de la vida. Tiende a interferir en la capacidad de poder trabajar, estudiar, dormir, comer y disfrutar de actividades que en condiciones normales serían placenteras.

Distimia: es menos grave que la anterior, y aunque sus síntomas se mantienen a largo plazo no interfieren con las actividades cotidianas de las personas.

Desorden bipolar: caracterizada por cambios de humores y tiende a ser menos grave que las dos anteriores.

Ciclo maníaco: aquí el afectado puede sentirse hiperactivo, excesivamente locuaz y con demasiada energía.

Depresión post-parto: afecta alrededor del 10 a 15% de las nuevas madres, haciéndolas llorar constantemente, no pueden dormir e incluso no son capaces de tomar decisiones sencillas.

Tratamiento de la depresión

En el momento en el que sea necesario buscar un tratamiento lo más importante es evaluar el ambiente que rodea al depresivo, es decir, la comprensión y el cariño de los familiares y allegados es de mucha importancia, así como la paciencia.

Es conveniente que a la hora de hacer un comentario sea siempre a modo de sugerencia, de esta manera el afectado no sentirá que le están imponiendo algo.

Sin embargo, con la ayuda profesional adecuada, los tratamientos médicos si son necesarios, hábitos de vida sana y el apoyo de familiares y amigos es posible superarla.

¿Por qué se deprimen los adolescentes?

La adolescencia es una etapa de depresiones frecuentes. La causa suele ser la poca resistencia a las pérdidas; esto depende también de cómo se lo haya criado al hijo.

Los adolescentes son muy apegados a sus padres y toleran menos la pérdida de seres queridos y afectos, ya que sus sentimientos suelen ser mucho más concentrados y hacia pocas personas.

Por otra parte, según una profesional, ella escribe que la causa de la depresión en algunos chicos se debe a la pérdida de la niñez y el miedo a enfrentar nuevas situaciones, por ejemplo, terminar el colegio y comenzar una carrera o trabajo.

A esto va ligada la pérdida de su grupo de amigos y hasta de su estilo de vida. Vale la pena recordar que la depresión y la tristeza no siempre son malas, es sólo una necesidad de un determinado momento de la vida.

En este aspecto la familia juega un papel fundamental; por lo general, el entorno familiar, cuando alguno de sus integrantes está deprimido, trata de animarlo e incentivarlo a que deje de lado aquello que lo pone mal y siga su vida como si nada ocurriese.

Sin embargo, esta actitud sólo complica las cosas, ya que si alguien trata de evitar deprimirse, esa angustia sólo quedará postergada y en algún momento el cuadro se repetirá sin causa aparente.

La mejor manera de ayudar a un adolescente es acompañándolo en su dolor, que sepa que puede contar con el cariño y afecto de sus seres queridos, sintiéndose protegido, pero sin interferir.

La tarea de los padres en estos casos es estar atentos a los cambios de sus hijos y dejar que todo siga su curso.

Si en algún momento se sospecha que su hijo no puede salir solo de este estado, lo mejor será aconsejarle la consulta con un profesional que pueda ayudarlo a resolver sus problemas y angustias.

¿Qué es la ansiedad y por qué se produce?

¿Cómo hacerlo sin tener que recurrir a un especialista? Se lo hemos preguntado a un neuropsicólogo, así como otras cuestiones que interesan para tratar y prevenir esta molesta patología.

¿Hasta qué punto es bueno o malo sentirse ansioso?

La ansiedad es una respuesta adaptativa de todos los organismos, que se manifiesta con un estado de elevada activación fisiológica que nos prepara para la acción y la huida en situaciones de peligro.

En cambio, puede ser también una respuesta desadaptativa cuando se experimenta en situaciones en las que no es necesario que aparezca, como cuando intentamos descansar.

En este caso se manifiesta como un estado de hiperactivación generalizada a nivel conductual o motor, y se experimenta igualmente a nivel cognitivo y emocional como algo desagradable y amenazante.

¿Quiénes son mas propensos a sufrir esta ansiedad?

Todo el mundo es susceptible de sufrirla, aunque existe un mayor grado de prevalencia en las mujeres con respecto a los hombres.

¿Qué circunstancias la desencadenan?

Puede aparecer la ansiedad cuando en nuestra esfera personal, familiar o socio-laboral se dan situaciones que nos desajustan o descompensan.

La ansiedad se considera reactiva a situaciones amenazantes y estresantes, como pueden ser los problemas laborales o una circunstancia de desempleo, la separación afectiva, la muerte de familiares o personas muy queridas…

¿Qué procesos tienen lugar en nuestro cerebro?

Normalmente, como la ansiedad es resultante de situaciones que consideramos amenazantes, lo que se produce es una hiperactivación generalizada, con incremento de los niveles de cortisol y adrenalina, hormona esta última que se segrega cuando aparecen elevados niveles de estrés.

De igual forma, hay una disminución de serotonina, que es la hormona que se asocia con la sensación de bienestar y de relajación.

¿Influyen factores como la edad o el país donde vivimos para padecer este trastorno?

Respecto al sexo, ya he señalado que existe una mayor tendencia a manifestarla la mujer, y la edad influye relativamente, pues a pesar de que la ansiedad la padecen más los adultos al ser más compleja la vida social (y laboral) y estar expuestos a más estrés, los niños también pueden experimentarla cuando aparecen situaciones amenazantes o estresantes en su entorno familiar o escolar.

Si, como dice, cualquiera puede padecerla en algún momento de su vida, a todos nos conviene reconocer su sintomatología. ¿Cómo nos podemos dar cuenta de si estamos padeciendo un cuadro normal de ansiedad o patológico?

La sintomatología es muy variada. Suelen aparecer síntomas psicosomáticos como falta de aliento, sensación de ahogo, palpitaciones o taquicardia, sudoración excesiva, mala concentración, problemas para dormir, mal humor, dolor precordial, etcétera.

Igualmente, a nivel cognoscitivo, aparecen pensamientos de contenido muy amenazante y distorsionado, que pueden generar emociones muy negativas y llevar al individuo a experimentar conductas desadaptativas o desajustadas. Los síntomas se suelen reconocer fácilmenteporque son excesivos.

Es decir, es normal experimentar palpitaciones o inquietud e hiperactividad en situaciones consideradas límite, pero no lo es experimentarlas cuando queremos estar relajados y descansar tranquilamente después de una dura jornada laboral. Si aparecen esos síntomas en estas condiciones de baja estimulación, es que nos encontramos con un cuadro de ansiedad.

¿Podría ponernos algún ejemplo de caso típico de ansiedad?

Un caso muy descriptivo podría ser el de una señora que llega a la consulta muy nerviosa, con un exceso de activación fisiológica, hiperventilación muy acusada, palpitaciones, manos sudorosas y dolor en el pecho, con pensamientos catastrofistas y muy negativos.

La mayoría de nosotros ha conocido algún caso cercano de crisis de ansiedad. ¿En que consiste exactamente?

El ataque de ansiedad agudo o ataque de pánico es una exacerbación de la sintomatología típica de un trastorno de ansiedad generalizadaque antes ya he comentado.

Suele ir acompañado este ataque de una sensación de pérdida de control, con pensamientos muy angustiantes de miedo a morir o a volverse loco.

Estos episodios suelen acabar en los dispositivos sanitarios de urgencias donde, después de descartar causas orgánicas y asegurándose de que son síntomas psicosomáticos de ansiedad, se administran ansiolíticos por vía oral o parenteral y se deriva al especialista, que puede ser un psiquiatra, psicólogo o ambos.

¿Entonces, al primer síntoma de este ataque, recomienda ir al especialista?

Lo conveniente es que nuestro médico nos derive a psiquiatría y psicología para tratar de manera integral la ansiedad.

La intervención psicológica especializada es muy necesaria cuando los niveles de ansiedad son muy elevados y hay un desajuste a nivel personal.

El objetivo de esta intervención es llevar a cabo métodos terapéuticos eficaces, como el entrenamiento en relajación, la respiración abdominal, la distracción o reestructuración cognitiva de los pensamientos amenazantes y la programación de actividades positivas y entre otros, por supuesto ejercicio.

¿Cuál es el mejor tratamiento?

La ansiedad hay que aprender a manejarla. Se debe comenzar un tratamiento psicoterapéutico para evaluar la severidad de trastorno y que se puedan implementar métodos psicoterapéuticos para manejar nuestro nivel de ansiedad y que sea adaptativo y normalizado.

¿Y cuando es necesaria la medicación?

Puede ser necesaria la medicación, sobre todo en los inicios, como terapia de choque para experimentar menos ansiedad.

Después se deben implementar métodos psicoterapéuticos eficaces para evitar la habituación y dependencia de los psicofármacos.

¿Tiene consecuencias muy dañinas para la salud?

La principal consecuencia de no tratar la ansiedad es que la persona afectada experimente un elevado nivel de malestar psicológico que pueda llevarle a padecer un trastorno anímico (síndrome ansioso depresivo).

Suele ser muy frecuente igualmente, si no se trata el problema, que la persona desarrolle conductas adictivas.

¿Podemos gestionar nosotros mismos la ansiedad?

Si el grado de ansiedad que tenemos no es muy elevado, nosotros mismos podemos llegar a manejarla intentando relajarnos y desviando nuestro pensamiento de las preocupaciones o situaciones que nos generan el cuadro de síntomas.

En niveles moderados o elevados, es decir, cuando es clínicamente significativa, debe ser tratada por un especialista.

¿Y la prevención, es viable?

Se ha demostrado que se puede prevenir la ansiedad de manera muy eficaz practicando una actividad física, que en cualquier caso debe ser continuada y no esporádica, pues se produce una mayor segregación de endorfinas y de neurotransmisores como la serotonina y la no adrenalina, lo que nos lleva a sentirnos más relajados y con mayor bienestar físico y psicológico.

Terapias naturales contra la ansiedad

Las terapias naturales tienen una acción más suave que los remedios sintéticos, pero no producen acostumbramiento y carecen de efectos secundarios.

Para las situaciones ocasionales de tensión que nos impiden dormir, o para calmar la ansiedad frente a una dieta que queremos emprender, es conveniente tomar en cuenta estas sugerencias saludables.

La valeriana: De las hierbas sedantes es la más conocida y también la más eficaz. Puede adquirirse la tintura madre, para diluir 20 a 30 gotas en medio vaso de agua; también, se toma en tisanas combinada con menta y tilo, una taza antes de ir a dormir.

Y otra opción son los comprimidos a base de extractos secos. Hay más hierbas sedantes, como la pasiflora, que pueden tomarse en tisanas.

Los aromas: La aroma-terapia tiene esencias que inducen al relax y al sueño. Una es la lavanda, cuyo aceite esencial es perfecto para mezclar en el agua de un baño de inmersión.

Otra manera de utilizar los aromas es con bolsitas perfumadas que se colocan bajo la almohada.

La digitopuntura y el automasaje: Los puntos de presión que facilitan el flujo de energía son muchísimos, pero en forma casera hay dos zonas básicas que se pueden trabajar: el entrecejo, las sienes, y la nuca en la cabeza; los dedos y la planta de los pies.

Los puntos de la cabeza se trabajan con el dedo pulgar o el medio, haciendo movimientos circulares en contra de las agujas del reloj durante un minuto como mínimo.

En los pies, se deben masajear los dedos, estirándolos con fuerza, y las plantas se trabajan muy bien colocando debajo un pequeño pedazo de palo de escoba, y haciéndolo girar hacia adelante y hacia atrás del pie. Estos masajes no deben durar menos de 5 minutos para que sean efectivos.

Alimentos sedantes: Los lácteos y los azúcares combinados favorecen la producción de neuro hormonas relajantes. Por ejemplo, un yogur con miel, o leche sola, sin café ni te con bastante azúcar.

La lechuga, sobre todo en las hojas más grandes y verdes, concentra un inductor del sueño. Más que en ensalada, se aconseja tomar un buen vaso de decocción (100 gramos en medio de agua hervidos 10 minutos).

La lechuga así preparada puede utilizarse para compresas que retajan el rostro. Aplíquelas 20 minutos, tibias, en la frente y pómulos.

Ataques de pánico: curación con tratamientos homeopáticos

Tienen tratamiento homeopático, que asociado al tratamiento sofrológico brindan excelentes resultados, con curación definitiva de los sintomas. Los ataques de pánico son de carcater psicológico, en el que la persona afectada presenta ataques subitos de terror en ausencia de un estimulo externo desencadenante.

Un paciente con trastorno de pánico se siente súbitamente aterrorizado, sin razón alguna.

Estos episodios frecuentes de terror se llaman ataques de pánico. Durante un ataque de pánico, también tendrá síntomas físicos, como latidos rápidos del corazón, dificultad de respirar o mareos

Los ataques de pánico pueden ocurrir en cualquier momento o lugar sin previo aviso. A menudo ocurren en el supermercado, centros comerciales, grupos de gente o mientras viaja.

Puede vivir con el constante miedo de sufrir otro ataque y se alejará del lugar en que haya sufrido un ataque anteriormente. A algunas personas, el miedo les controla la vida, y no pueden salir de sus hogares.

No duran mucho, pero son tan terribles que parecen durar una eternidad. En ellos, a menudo, la persona siente que está en peligro de muerte inminente.

Argentun nitricum para controlar ataques de pánico

Este remedio se utiliza para toda clase de temores y ansiedades. Tiene miedo de estar solo, sobre todo porque tiene miedo a morir, a que le pase algo grave y no haya nadie para auxiliarlo.

Temor a las enfermedades, a las aglomeraciones o multitudes, a la locura, a los ladrones, a tener un ataque o desmayarse, a sitios estrechos o cerrados (claustrofobia) necesita sentarse o estar cerca de la salida, a perder el control. Miedo a emprender cualquier cosa, por temor a fallar o fracasar.

Anticipa todos los acontecimientos.Piensa constantemente en ese compromiso y lo vive con ansiedad y miedo, transpiración y palpitaciones por ansiedad.

Está muy ansioso cuando hace una cita ya sea para ver un espectáculo, el médico o el dentista, o antes de viajar. Es, además, uno de los principales medicamentos contra el miedo al examen, sobre todo si hay mucho temor de fracasar en el mismo.

Es bastante frecuente que esta sintomas somáticos, como diarreas, palpitaciones, trastornos gástricos (niios que se resisten a ir a la escuela, y vormitan) temiblores, etc

Vive en constante apresuramiento, acelerado con la sensación que el tiempo pasa muy rápidamente, y eso lo impulsa a apurarse, tiene miedo a sus cosas, quisiera terminarlas antes de haberlas comenzado.

Es muy impulsivo, con inquietud ansiosa, que lo obliga a caminar rápido, muchas veces mientras camina piensa que va a tener un ataque o que va a morir y esa idea lo hace caminar más rápido aún. A menudo estos temores y fobias van acompañados por la superstición de que algo horrible está a punto de suceder.

Deseo de compañía, muchos de sus trastornos, ceden se atenúan o simplemente no aparecen, si está acompañado.

Tiene un sentimiento íntimo de desvalorización, piensa que lo abandonan, que es despreciado, desatendido o que no le prestan importancia. Tiene la sensación de vivir una situación en que él mismo ha de luchar e intentarlo no tiene éxito.

Por eso los sitio encerrados o altos (aviones trenes, túneles) o cualquier situación semejante, pueden agravarlos y los pacientes pueden actuar de una forma impulsiva para salir de esta trampa. La expresión que frecuentemente emplean es “No hay salida”o ‘No veo por donde salir”‘.

La compensación consiste en ver la salida todo el tiempo. Cuando van al cine se sientan cerca de la puerta. En su propia vida, siempre que hagan un plan han de ver la salida.

No toleran la incertidumbre. Es el cuadro de un paciente atrapado que no puede escaparse, aunque lo intente.

Aconitun para ataques de pánico

Este remedio se administra para el temor acompañado de agitación, por ejemplo en los ataques de pánico con palpitaciones, entumecimiento y hormigueo en el cuerpo. La persona parece muy ansiosa y tiene las pupilas dilatadas.

Este temor a menudo está relacionado con un acontecimiento alarmante, por ejemplo es muy eficaz en las mujeres que temen morir durante el parto. Cuando se sienten bien, las personas de este tipo desean compañía.

Suelen carecer de autoestima y quieren probarse a sí mismos. Cuando están enfermos temen a la muerte, sus pensamientos giran alrededor de la muerte, de su muerte, la presiente, predice el momento, hay verdadero terror a morir, especialmente durante el embarazo y el parto.

Su expresión es ansiosa, asustada, y la vida se le torna miserable por el miedo. Estas personas reaccionan mal ante el shock, y tienen miedos intensos, sobre todo aestar enuna multitud, y les disgusta salir.

Intensa inquietud, con gran ansiedad, constantemente da vueltas en la cama o sale de ella, todo lo sobresalta.  Trastornos que sobrevienen a partir de un susto, ya sean agudos o crónicos, y aún el bebé o niño, cuya madre ha sufrido un susto durante el embarazo.

Tiene miedo a la oscuridad (quiere la luz), a las multitudes, a sofocarse, ahogarse, miedo de cruzar la calle, al futuro

Tratar el ataque de pánico con la Sofrología

Es un tratamiento may eficaz que consiste en armonizar la consciencia. El paciente guiado por el médico llega aun estado mental lamado sofroliminal (estado de ondas alfa) a través de una relajación muy profunda, permite cambiar los estados patológicos por otros positivos, de curación.

Sus principios son: la percepción de la realidad objetiva, la percepción del esquema corporal, la persuación a través de la palabra, la potenciación de las capacidades de la consciencia humana y la visión positiva del futuro.

La asociación de ambos tratamientos produce un estado de armonía y equilibrio, tanto energético como mental, favoreciendo la prevención y curación de estos estados tan angustiantes.

Deja un comentario

Suscribíte a nuestra lista de correo

Ingresá tu correo electrónico para suscribirte y recibir notificaciones de nuevas entradas.