¿Cuánto se debe abrigar al bebé?

abrigar al bebé

Todas aquellas que se estrenan como mamás desde hace poco se encuentran que con la llegada de la época más fría del año también las asalta la duda permanente de cómo vestir a sus pequeños, cuánto abrigo es mucho o es poco, en el afán de mantenerlos a salvo de pescar cualquier tipo de enfriamientos o enfermedad.

Lo primero a tener en cuenta es que los bebés, los niños y los adultos, perciben el frío de forma diferente, por lo que hay que saber ciertas pautas a la hora de analizar cuánto abrigo necesitan los más pequeños, sobretodo teniendo en cuenta que no pueden manifestar claramente si sienten frío o calor, como lo haría un niño más grande.

Lo mismo ocurre en el caso de niños que viajan en un cochecito o silla de paseo, ya que están expuestos al clima de forma directa mientras están inmóviles, por lo que su cuerpo no genera calor.

Es importante abrigar los oídos, la cabeza y tapar la boca y la nariz de los bebés.

Si el niño suda o ha sudado, no debe ir muy abrigado porque el sudor se le puede enfriar en el cuerpo, hay que aligerarle un poco la ropa para conseguir que el calor que su cuerpo emite se disipe un poco.

Es importante mantener los pies de los pequeños secos, llevar un cambio de calcetines en el bolso puede ser una idea salvadora a la hora de ahorrarnos un resfrío en éstos casos.

Si afuera hace mucho frío y el bebé está bien abrigado, lo que corresponde es desabrigarlo cuando entramos a un sitio cerrado en el que haya calefacción, ya que los cambios bruscos de temperatura son igualmente negativos.

Deja una respuesta