Artículos, Negocios

Consejos para confrontar a un nuevo jefe

Una de las situaciones más temidas por los trabajadores, aunque en principio no tenga que suponer nada traumático, es enfrentarse a un nuevo jefe, ya sea por cambiar de empresa o por movimientos en los puestos inmediatamente superiores al empleado.

Para que esta novedad no se convierta en un obstáculo en el desarrollo de la labor diaria se pueden seguir estas recomendaciones:

Es importante no criticar al antiguo jefe o el viejo puesto. Esto sólo puede redundar en perjuicio para el empleado.

La relación en cierta medida personal que se establece con el jefe es la clave de que se consiga una buena sintonía con él. Por eso, no hay que mostrarse distante.

El trabajador no debe dirigirse a su jefe únicamente para contarle los problemas que tenga en su puesto.

No se debe enumerar la lista de tareas que se han realizado en los últimos días únicamente para intentar congraciarse con el jefe.

Se deben aclarar las mutuas expectativas en cuanto el jefe se incorpore al puesto, aunque es el trabajador el que debe adaptarse a su superior y no al contrario.

Es importante negociar plazos para el diagnóstico y la planificación de las acciones, para que el jefe no presione al trabajador nada más llegar.

Por último, el jefe se formará una primera impresión sobre el empleado a través de las personas que tiene más cerca. Por eso, hay que intentar causar una buena impresión a estas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Instagram