Cómo conseguir y conservar al empleado perfecto

empleado perfecto

Todas las empresas necesitan cubrir sus vacantes y un proceso de selección puede hacerse eterno.

Estos son algunos consejos para conseguir al mejor empleado y conservarlo:

1. Definir bien la funciones del puesto: uno de los mayores errores de los empleadores es que no tienen un esquema claro de las necesidades que tienen que cubrir.

Si no hay pautas, es mucho más duro hacer el trabajo correctamente y de acuerdo a las expectativas.

Antes de comenzar con el proceso de selección, es bueno buscar tiempo para elaborar un documento en el que exponer las funciones del futuro empleado.

2. Buscar la mejor estratégia para atraer: en numerosas ocasiones se invierte demasiado dinero y esfuerzo en buscar al empleado perfecto.

Para elegir al mejor, es necesario ver a tantos candidatos como sea posible para conseguir una visión clara de lo que hay ahí fuera.

3. No elegir bajo presión: un proceso de selección lleva su tiempo. Lo malo es que normalmente las decisiones se toman en un ambiente de presión.

¿Quién no ha perdido a uno de sus mejores colaboradores por otra oferta?

Esto debe hacer pensar que la política de la empresa no va en buena dirección.

Por tanto hay que saber el perfil que se busca y no preocuparse porque el proceso sea lento. Mejor una selección lenta que un despido rápido.

4. Hacer la oferta atractiva: es importante saber crear un ambiente en el que el candidato ideal perciba una gran oportunidad, algo que le motive y estimule en su desarrollo profesional.

En definitiva, algo que le haga querer trabajar con y para la empresa. La mayoría de la gente válida busca algo más que un simple trabajo.

5. Usar un proceso sistematizado: no basta con confiar en el instinto o las vibraciones a la hora de ponerse delante de un candidato.

No hay que olvidar que en las entrevistas de trabajo los aspirantes al puesto muestran su mejor cara, pero es en la acción donde se ven las capacidades.

Lo mejor es buscar aquellas preguntas clave que saquen a la luz el conocimiento real y permitan la comparación.

6. Comunicar los valores de la empresa: las entradas y salidas continuas de empleados de una empresa no sólo transmiten una mala imagen sino que además suponen elevados costes.

Desde el principio hay que comunicar los valores y el ambiente de la empresa. Así el aspirante tendrá claro si declinar o aceptar la propuesta.

7. Crear un proceso de acogida: caer en el error de creer que el nuevo empleado sabe lo que la empresa busca es común.

Por ello, hay que crear un proceso de incorporación que acoja con satisfacción al nuevo miembro y lo integre en el equipo.

8. Tener Indicadores Clave de Desempeño: hay que asegurarse de que el negocio cuenta con los mecanismos necesarios para supervisar el desempeño del nuevo empleado.

Siempre se ha dicho que si hay algo medible, también es mejorable.

9. Cuidar a la plantilla: según un estudio, el 68% de los trabajadores abandonan su puesto porque piensan que les son indiferentes a sus superiores.

Hay que hacer uso de la comunicación interna. Hay que hablar de los problemas personales y también de los laborales.

Se pueden estructurar revisiones trimestrales o anuales con los empleados. Se sentirán cuidados y valorados.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja una respuesta