Cómo dormir en la postura correcta

Cómo dormir en la postura correcta
19

Para dormir bien es importante adoptar una postura correcta, es algo imprescindible para evitar un fuerte dolor de espalda y lograr un descanso feliz y adecuado.

Muchas veces una mala postura puede provocar molestias musculares e incluso provocar la sensación de que no se ha descansado lo suficientemente.

La postura más adecuada será boca arriba o de lado con una o las dos piernas flexionadas pero nunca boca abajo.

También es importante dormir con una almohada, para mantener siempre una buena postura de la columna vertebral.

Veamos las ventajas y desventajas de cada postura:

Dormir boca arriba

Es la mejor posición, es decir tumbarse hacia arriba dejando reposar toda columna sobre el colchón y la cabeza bien apoyada sobre la almohada.

Para las personas que tienden a dormir en esta posición, se recomienda colocar una pequeña almohada bajo las rodillas para que estas queden ligeramente flexionadas.

Esta posición permite que toda la zona lumbar se apoye por completo en el colchón evitando el riesgo de contracturas gracias a la relajación que se produce.

Respecto a la almohada, debe ser cómoda y no muy alta, de esta forma evitaremos contracturas cervicales al tener el cuello excesivamente flexionado hacia adelante.

Por otro lado, dormir sin almohada provocaría tener el cuello en tensión durante toda la noche.

Dormir de costado

Esta otra postura con las piernas flexionadas y el cuello dentro del eje de la columna es también conocida como la posición fetal y es la más recomendada para las personas que padecen dolores lumbares ya que es una posición neutral para la columna vertebral, evitando que el peso recaiga sobre esta.

Posteriormente, adoptar la almohada al cuello adoptando una curvatura similar a la que se forma cuando estamos en pie.

Dormir boca abajo

Aunque solo una minoría de la población duerme en esta posición es la menos recomendable.

En primer lugar, provoca que la columna vertebral adquiera una curva poco natural y muy perjudicial para la salud de la espalda debido a la torción y posiciones forzadas que se producen, por otro lado para poder respirar, nos vemos obligados a girar el cuello durante demasiado tiempo corriendo el riesgo de que se puedan producir contracturas o lesiones cervicales.

En este caso, el uso de la almohada se desaconseja totalmente ya que además de tener girado hacia algún lado el cuello se obliga a mantenerlo hacia atrás.

Se recomienda deshacernos de este habito e intentar cambiar la posición de forma gradual hasta acostumbrarnos a otra postura más adecuada.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.