Cómo averiguar si un empleado se quiere ir

un empleado se quiere ir

Siempre se dan consejos a los directivos o jefes de cómo retener al empleado perfecto.

Pero también se le deben dar consejos para que se dé cuenta de que una de las personas que comprende su equipo quiere marcharse.

Existen algunos síntomas que pueden ayudar a darse cuenta de cuando un empleado está a punto de dejar la empresa.

Pide una revisión de su contrato: Una comprobación global sobre las condiciones, tanto del presente como del futuro. Muchos empleados lo que buscan es revisar las clausulas de confidencialidad o no competencia.

Empieza a tomarse las vacaciones no gozadas acumuladas, incluso se toma todos los días de libre disposición.

Se vuelve apático. Muestra una actitud de indiferencia, asiente sin discutir cualquier decisión. Hay que observar si antes era un interlocutor activo y ahora no.

Comienza a guardar con celo todo lo que hace desde su ordenador. Se irrita si se le pregunta a que está dedicando el tiempo, como si de un ataque se tratase.

Se convierte en una persona no competitiva. De repente, declara una tregua a las personas de la empresa con las que siempre había tenido tensiones, sobre todo en lo relacionado con la toma de decisiones o responsabilidades.

Sus reuniones o almuerzos de trabajo se prolongan más de lo normal. Este es el único modo de tener más tiempo para hacer entrevistas o visitar a su red de contactos.

Deja de participar en las reuniones o eventos que se celebran en la empresa.

No acude a la cena de navidad, a la presentación de productos, etc. Procura poner escusas cuando hay reuniones sociales en la oficina.

Deja de decir “nosotros” cuando habla de la compañía. Uno tiende a despedirse de las cosas emocionalmente mucho antes de desprenderse de ellas físicamente.

Deja una respuesta