Cirugías reparadoras y reconstructivas

cirugía reconstructiva

La cirugía plástica reparadora (también en algunos casos reconstructiva) es una especialidad dentro de la general. 

Este tipo de intervenciones quirúrgicas se realizan en personas que padecen una patología en particular producida por factores específicos como: accidentes, malformaciones congénitas, afecciones en el desarrollo del cuerpo, infecciones donde el cuerpo está respondiendo de manera agresiva etc.

En la mayoría de las operaciones se requiere más de una intervención para poder lograr un bienestar (también será un factor condicionante el tipo de cirugía)  por ejemplo:

  • Quemaduras en este caso serán profesionales médicos de varias especialidades quienes participen cada uno desde su área para una completa reintegración de la estética de la persona,
  • Lesiones en la piel congénitas o por accidentes de cualquier índole,
  • Orejas muy abiertas,
  • Labio leporino,
  • Flacidez,
  • Parálisis,
  • Mama para reconstruirla zona afectada (operación oncológica) o colocar implantes  entre otras.

Otras veces las personas utilizan la cirugía reparadora por voluntad propia y/o presiones sociales de belleza que responden a un estereotipo realmente inexistente creado sólo por el mercado, así mismo influyen muchos factores en el momento de realizar esta elección.

También la mencionada intervención modificará la vida personal y social del sujeto que la practique, pues su fisonomía cambiará; por ello cuando son «complejas» se estila un acompañamiento terapéutico.

Los nuevos y novedosos materiales que han comenzado a comercializarse dentro de este área cambian cuestiones prácticas y posibilitan que ciertas complicaciones que antes existían ahora hayan desaparecido o simplemente minimizado y pudiendo realizar una mejor proyección de los resultados de la intervención.

Junto a lo anteriormente mencionado, haz una elección basada en: la evaluación previa del grupo médico elegido, el anestesista, la clínica, factores posibles de riesgo y quien estará junto a tí en el momento esperado.

Está en evaluación la posibilidad de que las intervenciones reparadoras y reconstructivas en niños con malformaciones y enfermos de HIV sean gratuitas en algunas partes del mundo para que la inclusión social sea más fácil, sintiendo que sus capacidades diferentes disminuyen.

Cirugías: ¿Qué tan riesgosa es la anestesia?

Ahora ahondaremos en una cuestión puntual; la anestesia. Si bien pueden haber casos de mala praxis, la anestesia general no debe significar un alto riesgo.

La mascarilla laríngea es uno de los avances más importantes en el sector, según han manifestado diversos especialistas.

La eficacia de este aparato de forma tubular ha sido demostrada por su inventor, el doctor Archie Grain, que durante ocho años ha trabajado en su preparación y experimentación clínica en el Hospital de Whitechapel, en Londres.

Mediante esta mascarilla se evitan los riesgos de la intubación y se logra conectar directamente el exterior con las vías respiratorias del paciente.

Entre las ventajas en la clínica práctica que el nuevo sistema ofrece frente a la tradicional máscara, se destacan su sencillez, el fácil manejo, su aplicación a obesos e inclusive a niños. Además, por supuesto, la posibilidad de dejar las manos libres al anestesista.

La sencilla y rápida colocación, frente a la laboriosa intubación endotraqueal, permite ganar un tiempo más que importante.

Especialmente si vamos a casos urgentes o accidentes que se suceden a diario. Además, la mascarilla proporciona en los pacientes anestesiados un «dulce despertar», sin malestares y sin la necesidad de eliminar secreciones.

Rinoplastia

La rinoplastia es una intervención quirúrgica en la nariz cuyo fin es solucionar los problemas estéticos de la nariz, ya sea una joroba, una malformación o una desviación en el tabique.

La idea de este procedimiento es que la nariz sea armoniosa al resto del rostro y no luzca operada. A pesar de que es una cirugía que no tiene muchos riesgos, hay que tener cuidado en encontrar un cirujano que tenga la experiencia y conocimiento para combinar el conocimiento estético con el funcional, ya que si no podemos terminar con una nariz estética pero con problemas respiratorios, o con una respiración normal pero  con la nariz con cicatrices o deformaciones.

Para no tener expectativas poco reales, es conveniente ver como quedara el cambio en nuestra cara con algún software de manipulación de imágenes y ver como quedaría el cambio.

Cuando una persona se somete a este tipo de intervenciones quirúrgicas, la mayoría de cirujanos pedirán que en el día de la operación el paciente se presente con un ayuno de 8 horas, sin maquillaje o esmalte en las uñas, sin joyas ni piercings.

Una vez finalizada la operación, se da el alta a las pocas horas y la persona tendrá que hacer reposo varios días.

Botox

El botox es un medicamento que se ha hecho muy popular en estos últimos años, sobretodo por el uso de las celebridades. Este método de una inyección para prevenir las arrugas ha desplazado a ciertas cirugías plásticas como el lifting.

Cuando una persona se somete a un tratamiento de botox, se le inyecta la toxina butolinica con una aguja extra fina en los músculos de zonas propensas a las arrugas como la frente y costados de los ojos. Una vez aplicado, los músculos se relajan y por ende se reduce su movimiento.

El efecto de la inyección dura un promedio de 6 meses, así que debemos volver si queremos mantenernos libres de arrugas.

Con el tiempo nuestro rostro necesitara menos botox ya que la cara se «olvidara» de mover ciertos músculos, pero esto también puede significar un aspecto constante de parálisis en nuestra cara.

Reducir líneas de expresión no es el único uso de este medicamento, también se puede utilizar en personas con hiperhidrosis para reducir la excesiva transpiración, en personas con movimiento involuntarios del músculo ocular y en quienes sufren migrañas para eliminar el constante dolor de cabeza.

Deja una respuesta