¿Cómo preparar un botiquín de emergencia para viajar?

Un dolor de cabeza mientras vas en el autobús o avión, un pequeño golpe al pasear por la ciudad, una picadura de algunos insectos, alguna comida que cause una reacción alérgica y muchas otras cosas que pueden ocurrir en el peor momento de nuestro viaje, puede causar molestias.

Por ello siempre que estemos dispuestos a salir de viaje será necesario llevar un botiquín de emergencia.

Es por esta razón que vamos a enseñarte a cómo preparar un botiquín de emergencia para viajar independientemente de que éste se debe de adaptar en función del destino, siendo así que solo se va a mencionar los elementos básicos como tiritas, analgésicos, repelentes y otros.

Pastillas para el resfrío: Pues como su nombre lo dice prácticamente sirve para aliviar los síntomas de la gripe y el resfriado.

Pastillas para el mareo: En caso de tener un viaje largo en autobús o avión, siempre es bueno tener una pastilla para esos pequeños dolores de cabeza.

Medicamentos prescritos: Siempre es bueno llevar más de la cantidad indicada para que dure todo el viaje y también se debe de tener en cuenta los retrasos de tiempo, si deseas quedarte más tiempo en el destino o esas paradas inesperadas.

Protector solar: Para que no termines quemado, además de su protección de los rayos UV.

Repelente de insectos: En caso de un lugar con mucha vegetación o un tanto desértico servirá para reducir las picaduras de los mosquitos que pueden producir enfermedades.

Venda: En caso de lesiones ésta siempre servirá de ayuda para sujetar las articulaciones y proteger las heridas del polvo y la suciedad.

Termómetro: En caso de infecciones que produzcan la fiebre servirá para comprobar la intensidad de ésta.

Guantes de latex: En caso de que estés ayudando a alguien más en curar alguna herida sin duda servirá para protegerse de las infecciones posteriores.

Desinfectante de manos: De ayuda para mantener las manos limpias porque tener unas manos sucias pueden infectar los cortes.

Tiritas o curitas: Sirven para para cubrir esas pequeñas raspaduras y cortes. Es preferible que sean de diferentes tamaños.

Algodón/esparadrapo: Para cubrir los grandes cortes y no provocar que estos sean infectados por polvo.

Alcohol: Servirá para desinfectar los cortes o las infecciones producidas.

Tijeras o Navaja: Sin duda es una buena herramienta para usar en casos de emergencias.

Linterna portátil: En caso de que te quedes sin luz o visites un lugar oscuro, servirá para alumbrar.

Deja una respuesta