¡Tácticas para acabar con los berrinches en los niños!

berrinches en los niños

Los berrinches en los niños son algo que vuelve loco a todos los padres del mundo y el que diga que su hijo no ha intentado si quiera hacer uno pues está mintiendo.

Lo primero que debemos saber antes de comenzar a hablar de los berrinches es que debemos saber entender y comprender por qué es que nuestros niños los hacen.

Aproximadamente a los seis o siete meses de edad, los bebés ya van tomando cierta independencia y conforme van pasando los meses, la edad en la que comienzan a hablar se vuelve el inicio de las preocupaciones.

Cuando el niño aprende a decir la palabra NO es en donde suelen comenzar los problemas. Si el niño se niega a comer dirá NO cuantas veces quiera hasta llegar al punto de ponerse a llorar, tirar la comida y ¡hacer todo un escándalo! porque algo no le gustó.

Otra de las situaciones más frecuentes sucede cuando los padres se niegan a comprarle algo. Es un martirio salir a la calle con el pequeño por temor a que quiera todo lo que ve y otro dolor de cabeza comienza: “¡Mamá, cómprame! Ya vemos la cara de vergüenza que traeremos cuando nos haga eso en la calle.

Pero no se preocupen porque la vergüenza es lo de menos. A todos los padres les pasa, así que darse cuenta que nadie nos enseña a ser padres es muy importante, para poder hacer prevalecer nuestra autoridad conforme a reglas que se van estableciendo desde el inicio de la vida de nuestro hijo.

Mantén la calma

Mantener la calma es algo que las personas que te rodean, e incluso especialistas siempre te dirán. Desde ya te digo que es lo más difícil de hacer, al menos en las primeras ocasiones, cuando la primera haya pasado verás que no es tan difícil calmarte antes esta situación.

Mientras más atención le prestas, el niño más procurará hacerlo lo mejor que pueda con tal de que sea su palabra la que prevalezca.

Cuando el niño entre en una crisis de berrinche lo que te recomiendo es que te pongas de pie, te alejes unos tres pasos del niño, cierres los ojos y te tranquilices, ignorando todos los gritos y golpeas al aire que el pequeño esté dando.

Esto ampliará tu mente y evitará que hagas cosas que en esos casos no se deben hacer, como por ejemplo, golpear al niño.

¡Ignóralo!

Una vez que ya estás calmada lo siguiente es ignorarlo con una actitud muy firme y que no se desvanezca por momentos. Esto le enseñará a tu hijo que no puede hacerse todo lo que él pida y se dará cuenta de que tú no le darás nada de lo que quiere comportándose así y manteniendo esa actitud.

¡No le des lo que quiere!

Por nada del mundo le des lo que quiere, es decir, no le vayas a dar eso por lo que tanto estaba llorando. Esta parte es mucho más difícil para las madres, pues el niño sabe que con una miradita tierna puede convencernos, pero no debemos permitir que eso suceda, por su propio bien.

Si es que nosotros le damos lo que quiere ya estamos condicionando una situación, es decir, estamos provocando que de ahora en adelante el niño consiga todo lo que quiere haciendo un berrinche y esa no es la idea. No confundan amor con educación.

Cuando termine el berrinche…

Una vez que el niño ya se calmó lo que debes hacer es dirigirte hacia él muy tranquilamente pero con la actitud firme y explicarle que él no consiguió lo que quiso porque se comportó mal.

Explícale que las cosas se deben de pedir bien y que si no se las das es porque está fuera de tus posibilidades: no hay dinero, no está disponible o simplemente que estabas guardando eso para otro momento y él arruinó la sorpresa.

Ya sabes que los niños juegan mucho con su imaginación, así que es momento de que empieces a desarrollar la tuya y crear respuestas creativas pero ciertas para todo.

Puede ser que cuando tú te acerques él te rechace y comience el berrinche otra vez. Lo que debes hacer es dejarlo solo, tranquilo y sin enfadarte.

Esto le dará tiempo para darse cuenta que tú no hablarás con él hasta que esté tranquilo y cuando le pase se acercará. Lo único que debes de tener frente a los berrinches en los niños es tener mucha paciencia y buen humor.

¿Cómo evitar un berrinche?

Existen ciertas técnicas que nos ayudan a evitar que explote una situación de este tipo:

Adelántate a una situación

Supongamos que tu niño detesta ponerse un gorrito de lana para el frío cada vez que van a salir.

Cuando sea la siguiente vez que van a salir y haga frío y le intentes poner el gorro de lana, antes de ello le explicarás por qué debe ponérselo muy tranquilamente, incluso con una sonrisa: “Tenemos que abrigarnos, hace mucho frío allá afuera, puede que nuestras orejas sientan tanto frío que comiencen a tiritar y no queremos que eso pase…”

Entonces el niño escuchará con atención y sabrá que existe un motivo por el cual su mamá o papá quiere colocarle un gorro, además tú debes ponerte uno también, eso de dar el ejemplo ayuda bastante.

No lo hagas todo por él, dile que si desea tú le puedes ayudar

Esta frase se puede malinterpretar. A lo que me refiero es que a los niños les gusta hacer muchas cosas por sí mismos, comer sujetando la cuchara ellos mismos, cargar al pesado ellos solos y un montón de cosas parecidas.

Cuando veas que tu niño está haciendo algo sin mucho éxito y se comienza a desesperar por ello no vayas y le arrebates lo que estaba haciendo para hacerlo tú mismo porque eso lo enfadaría y explotaría en crisis, lo que debes hacer es acercarte a él y decirle: “¿te ayudo?” y él accederá con toda benevolencia, te lo digo por experiencia.

Combatir los berrinches en los niños es una tarea que comprende mucho de parte de los padres, pues depende de ellos corregir esta actitud en los pequeños. Una actitud firme y constante ayudará demasiado.

Nunca vayas a caer en la tentación de darle lo que quiere con tal de que deje de llorar o te deje seguir con tus quehaceres, recuerda que la buena educación de un niño hoy se verá reflejada en el gran adulto de mañana. Cuídate mucho y hasta la próxima.

¿Qué te ha parecido?
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0
+1
0

Deja una respuesta